Archivo de la categoría: Actividades con niños

IMG_0413

DIY: 8 ideas para jugar con recortes de Goma Eva

Hace casi 12 semanas que hicimos esta actividad por primera vez en casa. La preparé una noche y a la mañana siguiente estuvimos jugando tan tranquilamente… Lo que no sabíamos es que aquella misma tarde estaríamos corriendo al hospital para dar la bienvenida al pequeño Naim 😀

Desde entonces ando con muchas ganas de contaros cositas en el blog, entre ellas este genial recurso, aunque eso… muchas ganas y poco ningún tiempo desde que somos uno más en la familia jeje

Por suerte, poco a poco vamos reencontrando cada uno nuestro lugar y adaptándonos a las nuevas rutinas así que, ahora que encuentro un hueco y puedo retomar el blog, no se me ocurre mejor manera de “re-inaugurar” que trayéndote estas ideas de juego con formas de Goma Eva que aquel intenso y feliz martes se quedaron en el tintero 😉

Necesitaremos

  • Láminas de Goma Eva
  • Tijeras
  • Una bandeja o recipiente con agua

Preparación de la actividad

Muy sencillo: Sólo hay que dejarse llevar por la imaginación y hacer recortes en distintas formas, tamaños y colores 😉

FullSizeRender

De hecho, en función de la edad de tu peque, este puede ser otro paso en el que podrá participar favoreciendo así su motricidad fina al recortar y, por supuesto, su creatividad.

En muchas secciones de manualidades también venden Goma Eva en formas ya predefinidas (mariposas, flores, corazones, estrellas, etc.) que podéis aprovechar e incluir en la actividad si queréis.

Funcionamiento de la actividad

maletin-magnetico-geoformas

El resultado es algo similar a los puzzles magnéticos que incluyen distintas piezas con formas para poder replicar o inventar creaciones, como éste que también puedes encontrar en nuestro escaparate. Pero, ¿Cómo y dónde se adhieren nuestras formas de Goma Eva?

La propiedad del material hace que pueda mojarse sin estropearse y que, una vez mojado puedas adherirlo a una superficie vertical de cristal (como una ventana) sin que se caiga. De nuevo algo muy simple pero muy molón, ¿no crees? 😀

Ideas de juego

A continuación hago una pequeña lista de ideas de juego que además de entretenimiento  favorecen a su vez distintos aprendizajes:

1) Replicar figuras: Ya que hablábamos del puzzle magnético, la primera idea es preparar anteriormente distintas creaciones a las que hacer fotos e imprimirlas como tarjetas para que el peque trate de replicarlas. Una actividad que favorece la atención y el razonamiento lógico-matemático.

2) Inventar creaciones: Al más puro estilo de juego no estructurado, sin pautas ni límites, juntar formas para crear nuevos objetos, paisajes y personajes. Ideal para trabajar la creatividad y la imaginación.

3) Crear historias: Aprovechar las formas para ilustrar historias, pueden ser cuentos ya conocidos o inventar sobre la marcha y según surjan los paisajes. De nuevo trabajamos la imaginación y creatividad, además del vocabulario.

4) Trabajar las emociones: Propiciar el diálogo sobre las emociones siempre es positivo, así que también aquí se presenta una buena oportunidad para la educación emocional. Se pueden crear diferentes caras que simbolicen distintos sentimientos (alegría, tristeza, enfado…) y hablar de situaciones que nos hacen sentir de ese modo, por ejemplo.

* Eso sí, que el gorrito no le falte XD *

5) Clasificar: Poner orden por el simple placer de ordenar 🙂 Sin duda todos los niños pasan por el período sensible de clasificación, un trabajo que favorece su concentración, su pensamiento lógico-matemático e incluso su propio orden interno. Según la etapa pueden clasificar por colores, formas y/o tamaños.

6) Introducir vocabulario: De nuevo según la etapa podemos aprovechar para trabajar vocabulario, ya sea en el idioma materno u otra lengua que queramos enseñarle. Podemos mostrar los colores, las propiedades (grande, pequeño, más alto que, etc) o el nombre de las figuras geométricas, por ejemplo.

7) Números, conteo y aritmética básica: Si entre los recortes introducimos los símbolos pack-108-figuras-goma-eva-adhesivos-letras-y-numerosnuméricos, puede trabajarse su identificación y asociarlos también a la cantidad que simbolizan mediante la agrupación de formas iguales (por ejemplo, círculos pequeños). Del mismo modo

pueden emplearse para hacer primeras operaciones como sumas y restas sencillas e incluso se me ocurre hacer rectángulos de distintas longitudes y colores al estilo “regletas” para llevarlas a cabo bajo esa técnica.

8) Lectura y escritura: En la misma linea del anterior, si contamos con recortes en formas de letras, podemos trabajar de una manera muy sensorial y divertida el reconocimiento de sus sonidos, su forma o en una etapa más avanzada formar y/o leer palabras o frases.

En fin, seguro que se te ocurren (y de repente surgen) muchas más cosas que hacer con este material y, de hecho, más allá de las 8 ideas de trabajo con formas de Goma Eva al estilo puzzle magnético casero que te he dejado, hay otras tantas formas de trabajo con este material, como por ejemplo hacer agujeros en las piezas y ensartarlas con un cordón, utilizarlas como plantillas para crear dibujos en un papel o un sin fin de manualidades que seguro Pinterest te puede chivar 😉

Además, resulta un material resistente que podemos guardar aun después de mojado por lo que el pequeño esfuerzo en la preparación inicial resulta sin duda recompensado por las muchas veces que puede reutilizarse si lo tratamos con más o menos cuidado 😀

¡Si te ha gustado, compártelo!

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

 

facebookpinterest
Experimentos ciclo del agua

DIY: 3 Experimentos para trabajar el ciclo del agua

Hace poco en un paseo con la peque surgió una de esas preguntas que suele lanzar en tono despreocupado: ¿Mama, por qué llueve? Y es que el cielo gris lleva varios días haciéndonos compañía, dejando a veces algo de llovizna y algún que otro chaparrón.

Como vi que, a pesar de su pregunta, no estaba para nada interesada en una larga explicación… solamente le contesté que habían muchas nubes en el cielo y dejé el tema abierto, así que aprovechando el clima que ya invita a las actividades caseras decidí tratarlo con algunos experimentos que le resultaran más interesantes que mis razonamientos improvisados.

Ella aún no ha cumplido 3 años y he de decir que, aunque los experimentos le encantan, la atención y comprensión de las explicaciones son todavía algo limitadas así que no pretendí hacer ninguna clase magistral sobre el ciclo del agua ni profundizar demasiado sobre el tema, simplemente traté de ofrecer una actividad estimulante que a mi me permitiera hacerle una breve introducción y a ella disfrutar de la manipulación y la experiencia sensorial, que es lo que realmente le gusta e interesa por ahora.

Estoy segura de que más adelante, cuando surja un interés más profundo sobre la lluvia, repetiremos estas sencillas actividades que permiten acompañar tan gráficamente a la explicación.

Mientras tanto te dejo nuestra experiencia y la explicación de 3 experimentos ideales para trabajar y comprender el ciclo del agua 🙂

EXPERIMENTO 1: LLUVIA EN UN TARRO

Materiales

  • Agua
  • Colorante (opcional)
  • Un recipiente transparente
  • Un plato o tapadera para el recipiente

Desarrollo de la actividad

Como ya he comentado, sus intereses actuales están mucho más centrados en la manipulación, la experiencia sensorial y el perfeccionamiento motriz que en las explicaciones cientificas… es por esto que me limité a indicarle las instrucciones y a cederle a ella la preparación de esta actividad de manera que pudiera trabajar en sus verdaderas necesidades e intereses. Así pues, comenzó tiñendo y calentando el agua.

Después trabajó la coordinación y la práctica de trasvases para pasar el agua al recipiente con el que desarrollamos la actividad. Y me sorprendió de nuevo con su capacidad de observación cuando pidió que me fijara en que el agua, cuando estaba en la cuchara naranja, se volvía verde 😀

Una vez todo listo, lo llevamos a la mesa dónde pusimos la tapa de manera que sobre ella pudieramos poner algunos cubitos de hielo.

Así de simple y sencillo, ya estaba todo listo y solo quedó observar y esperar a que la lluvia comenzara a caer.

La explicación es muy sencilla y los resultados del experimento la acompañan a la perfección: Cuando el agua (del mar, por ejemplo) se calienta debido al calor del sol, el agua se evapora y se forman las nubes en el cielo. Cuando allí arriba se enfrían, el vapor se condensa y cae en forma de lluvia, llegando de nuevo a la tierra, o en nuestro ejemplo, el mar 😉

EXPERIMENTO 2: LLUVIA DE COLORES

Materiales

  • Agua
  • Espuma de afeitar
  • Colorantes
  • Pipetas, jeringuillas, etc.
  • Recipiente transparente
  • Vasos

Desarrollo de la actividad

Este ejercicio no ofrece concretamente una explicación gráfica, como la anterior, para los acontecimientos del ciclo del agua pero presenta una buena excusa para hablar sobre la lluvia también y de cualquier modo a los más pequeños les encantará ver caer sus colores y mezclas.

Tan solo se trata de poner la espuma, que simboliza una nube, en la parte superior de un recipiente lleno de agua y con ayuda de utensilios como jeringuillas o pipetas ir dejando caer agua de otros colores, que atravesará la espuma y caerán flotando a través del agua transparente dibujando una bonita escena de lluvia al caer.

Nosotras aprovechamos la ocasión para trabajar de nuevo la coordinación, la motricidad y el orden de secuencias tan necesario para utilizar con precisión y acierto una jeringuilla.

Experimentos ciclo del agua

EXPERIMENTO 3: EL CICLO DEL AGUA EN TU VENTANA

En esencia es el primer experimento pero hecho en una bolsa hermética que colgaríamos de una ventana donde diera el sol para que, de esa manera, se produzca el calentamiento del agua y todo fluya de manera algo más lenta pero mucho más natural. Además como acompaña el ejercicio con dibujos sobre la bolsa que representan el ciclo del agua resulta mucho más comprensible para el niño interesado. Te dejo el link externo en el que encontré la idea en Pinterest 😉

Experimentos ciclo del agua

Particularmente, esta idea me pareció genial, aunque dedidí posponerla para más adelante por parecerme que precisa de una mayor atención y paciencia de las que actualmente dispone Noa, además de la poca interactuación que precisaría por su parte, cosa que por ahora es requisito indispensable.

Y HABLANDO DE EXPERIMENTOS…

Ya que estamos con ensayos y mejunjes varios, no se me ocurrió mejor manera de terminar estos ejercicios dejándole hacer sus mezclas e inventos, a su aire y sin pretensiones, lo que en casa conocemos por “guarradas” XD … Y el resultado fue un buen rato de concentración, trasvases y juegos, vamos, todo un éxito, como no podía ser de otro modo 😛

Experimentos ciclo del agua

¡Si te ha gustado, compártelo!

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
DIY: Lampara de lava casera

DIY: Lámpara de lava casera

Burbujas que suben y bajan en un baile de color incesante y relajante, está claro que tienen algo hipnótico que atrae las miradas de pequeños y mayores así que no nos hemos podido resistir a fabricar nuestra propia lámpara de lava casera.

Vale, la nuestra no dura tanto como las que venden… el ratito de hacerlo y ya, pero para compensar el pequeño contra te diré que, como todos los DIY y experimentos tiene un montón de otras ventajas que sí juegan a su favor, empezando por la satisfacción que siempre da el conseguir las cosas por uno mismo 😀

Además, es una actividad apta en un amplio rango de edad ya que, en función de la misma (y de los intereses del pequeño, claro), proporcionará la adquisición de unos u otros conocimientos y aprendizajes.

Mientras los más pequeños tendrán la oportunidad de practicar trasvases, trabajar colores, concentraciónexperimentación sensorial, los más avanzados podrán dar sus primeros pasos en el área de las ciencias ya que permite manipular y comprender conceptos más técnicos como las densidades y su funcionamiento, hasta profundizar tanto como su interés necesite y llegar, si lo desean, hasta las moléculas en sus composiciones y comportamientos 😉

Es una actividad muy sencilla y rápida de preparar, por lo que puedes hacerla en cualquiera de esos ratitos muertos durante el día, sin necesidad de mucho jaleo 😉 La peque te muestra cómo lo hicimos en casa:

Materiales

  • Agua
  • Colorante alimentario
  • Aceite de girasol
  • Pastillas del antiácido efervescente “Alka Seltzer” (Probamos con otros medicamentos también efervescentes pero la intensidad era demasiada y no salía tan bien)
  • Un recipiente para la mezcla

DIY: Lampara de lava casera

Paso 1: Teñimos el agua

DIY: Lampara de lava casera

Paso 2: Vertemos en el recipiente el agua teñida

DIY: Lampara de lava casera

Paso 3: Introducimos el aceite

DIY: Lampara de lava casera

Paso 4: Dejamos reposar unos minutos

Paso 5: Introducimos un trozo de pastilla (mejor que entera) y repetimos tantas veces como queramos 😉

DIY: Lampara de lava casera

Paso 6: Disfrutamos del resultado

DIY: Lampara de lava casera

Cómo ves, una actividad sencilla pero resultona 😛 Ella disfrutó mucho del procedimiento y la preparación aunque el resultado le dio más bien igual, que llegado ese punto ya sólo quería echar una pastilla tras otra XD

Lo que me recuerda una vez más, la importancia que en realidad tiene el proceso frente al objetivo final, en el cuál los adultos solemos centrar nuestra atención.

Aish… si es que nos enseñan tanto cada día, ¿Verdad? 😀

¡Si te ha gustado, compártelo!

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

 

facebookpinterest
Actividades infantiles con hielo

Dos actividades para jugar y aprender con hielo

Hay que reconocer que el verano da mucho juego, y es que no solo permite sino que invita a integrar el agua en un montón de actividades infantiles, que sí, bien podrían hacerse en otra época del año con un poco más de cuidado… pero seamos sinceros, la despreocupación de que el niño acabe empapado, cosa altamente probable XD, es un super punto para este época del año y además, con los termómetros marcando en lo más alto no hay cosa que apetezca mas, ¿no crees?

Pues con esa excusa, esta semana hemos estado trabajando con la versión más refrescante del agua… ¡el hielo! Así que hoy traigo dos actividades bien refrigeradas, estimulantes y divertidas con las que además se trabajan un montón de áreas de aprendizaje.

¡Ah! Y otro plus para que mole más… super sencillas y rápidas de preparar, vas a ver 😉

Actividad 1 – Rescatando animales en el hielo

Actividades infantiles con hielo

“Había una vez un océano inmenso en que vivían un montón de animales acuáticos, entre todos ellos había 6 amigos que nadaban y jugaban mucho juntos, eran un pingüino, un pulpo, una tortuga marina, un delfín, una manta-raya y una estrella de mar.

Un día nadaron muy, muy lejos… y aunque el agua les parecía algo más fría a lo que estaban acostumbrados les estaba gustando así que siguieron nadando más y más lejos.

De repente llegaron a un lugar en que hacía mucho, muchísimo frío… Tanto frío que ¡El agua comenzó a congelarse! Cada vez era más densa y les costaba más nadar, así que un poco asustados decidieron darse la vuelta para volver a sus aguas, donde se sentían más seguros. Pero hacía tanto frío que el mar acabó por congelarse y quedaron atrapados sin poder moverse, jugar ni nadar.

Estaban todos inmovilizados y sólo podían esperar a que alguien los ayudara a salir de aquellos bloques de hielo para poder volver a su mar y seguir nadando y disfrutando… ¿Quieres ser tu quién intente rescatarlos?”

Una historia parecida a esta improvisé para presentarle esta actividad. Esta vez utilicé las miniaturas temáticas de safari – océano, que son con las que estamos trabajando últimamente, pero bien podría haber utilizado cualquier otro tipo de figuras temáticas y/o cuento. Se me ocurre, por ejemplo, que es un ejercicio ideal para explicar la era de la glaciación… pero vamos ¡Imaginación al poder! 😛

Para preparar la actividad solo tienes que meter los animales en un recipiente con agua y congelarlos. En nuestro caso, añadí además un poco de colorante alimentario azul, que quedaba más molón XD

Como ves, pues, en primer lugar se trabaja el lenguaje y naturaleza, mediante la presentación y el reconocimiento de distintos elementos, como el nombre de los animales y medio natural.

Pero el punto fuerte de la actividad es a nivel ciencias experimentales, ya que el niño debe conseguir el deshielo probando y utilizando distintos medios a su disposición, en nuestro caso un pequeño destornillador para picar el hielo (Al que ella prestó atención cero XD), una botella con agua caliente y un recipiente con sal.

En el proceso de rescate, además se interioriza el hecho de que el hielo no es más que agua solidificada y pasa de un estado al otro dependiendo de las condiciones externas. Evidentemente, todo esto puede trabajarse en más o menos profundidad según la edad e intereses del pequeño 😉

La peque mostró mucho interés en la actividad y estuvo bastante rato rescatando uno por uno a todos los animales. Cada vez que lograba liberar a uno toda ella era plena satisfacción, lo dejaba a su lado y seguía concentrada en el rescate 😉

Actividades infantiles con hielo

Una vez todos los animales quedaron libres estuvo entretenida con ellos, ahora que ya podían jugar y nadar por el agua fresquita en que se había convertido el hielo, ella jugó a darles vida.

Actividades infantiles con hielo

Para reforzar los nombres de cada animal, improvisamos algunos juegos, un poco inspirados en la lección en 3 períodos, de Montessori: Yo le decía qué animal debía sacar del agua y ella lo sacaba. Como vi que los tenía claros, pasé a preguntarle el nombre de los animales que ella misma iba sacando, los tenía también dominados… así que por último le propuse un juego para trabajar el sentido estereognóstico (reconocer formas a través del tacto, sin utilizar la vista): cerrar los ojos hasta encontrar en el agua alguno de los animales y tratar de adivinar cuál era… pero eso de no mirar le cuesta más a la tramposilla jejeje

Actividades infantiles con hielo

No hace falta que diga, pero lo digo XD, que esta resulta también una actividad que favorece la motricidad fina a la vez que ofrece una experiencia sensorial muy interesante debido a los cambios de temperatura y texturas 😛

Actividades infantiles con hielo

Actividad 2 – Pintando con hielo

Pintar con niños siempre es un buen plan, y si encima lo hacemos a lo grande y con hielo… ¡para qué vamos a pedir más! 😛

Para preparar la actividad utilicé unos moldes de hielo redondos en los que introduje agua con colorante alimentario y un palillo para evitar que la peque se helara las manos al pintar. Al congelador y listos 😉

Decidí utilizar solo 3 colores, los primarios, para así dar la oportunidad de experimentar la creación de nuevos colores a partir de los básicos. Por tanto, esta es una actividad no sólo enfocada al arte y a la experiencia sensorial sino también a las ciencias… si es que, cuando los aprendizajes son tan vivenciales, no se pueden (ni deben) aislar 😛

Actividades infantiles con hielo

Puse un mantel impermeable en el suelo y encima de él papel para pintar. ¡Todo listo para comenzar! Pero antes, la peque tenía que comprobar que aquello con pinta tan apetitosa realmente no eran ricos helados sino agua como la mami decía… vale, sí, es solo agua… podemos continuar XDActividades infantiles con hielo

Pintar sobre papel siempre es una actividad chula…

Pero reconozco que fue mucho más molón (para las dos XD) descubrir las mezclas de color que se hacían entre las gotas al pintar sobre el mantel blanco. Una muestra evidente, super estimulante y atractiva de como se crean nuevos colores. Dime tú si no es guay… 😛

Como ves, dos sencillas y fructíferas actividades para las que los peques seguro están más que dispuestos… y ahora que se acercan las vacaciones de verano, es posible que te salven de alguna tarde de aburrimiento, no? 😉 ¡Que por ideas no sea!

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
Inspiracion Montessori: la mesa de la paz

Inspiración Montessori: La mesa de la paz

Reconozco que cuando le comenté de forma casual a la dependienta que el objeto de algunos productos de los que me llevaba era formar una mesa de la paz me sorprendió que supiera de qué estaba hablando, de hecho me gustó… Lo que pasa es que un minuto después entremezcló en sus frases la palabra “castigo” y ahí fue cuando mi gozo cayó en el pozo 🙁

No, la mesa de la paz no es un rincón de pensar camuflado, no es un castigo maquillado de respeto. La mesa de la paz es una herramienta realmente respetuosa que no solo abre el camino hacía la resolución de conflictos (internos o sociales) sino que permite en su uso aprovechar cada situación para explorar y explotar la inteligencia emocional.

Y aunque no es un recurso del que Maria Montessori hablara concretamente sí es algo que se utiliza actualmente en sus aulas porque se ajusta completamente a su filosofía y a su más importante objetivo: educar para la paz.

¿Qué es la mesa de la paz?

A menudo, cuando surgen conflictos entre los pequeños, se recurre al bloqueo (separándolos, castigándolos, obligando a que dejen de pelear…) o se fuerza a resoluciones dictadas a criterio del adulto presente que asume el papel de juez, decide quién es víctima y dicta sentencia sin dar opción a más negociaciones (Obliga a pedir perdón, a dar un beso como recompensa, a devolver el juguete, etc.)

Pero la realidad es que ese tipo de conductas que a menudo realizamos con nuestra mejor intención lejos de traer la paz puede llevar a los niños a tener cierta sensación de injusticia y rabia hacia la otra parte o incluso la necesidad de recurrir siempre a una tercera persona para que trate de defenderles o resolver sus disputas.

Así pues, el objetivo de este recurso es aprovechar los conflictos del día a día y permitir que los pequeños identifiquen sus emociones en lugar de aplacarlas, se expresen, empaticen y aprendan a resolverlos de una manera autónoma. Por lo tanto, su uso favorecerá la asimilación de importantes habilidades sociales que sin duda les serán beneficiosas durante el resto de sus vidas.

Todo ello hace que no solo sea una herramienta genial en las aulas sino también en el hogar, donde tanto pequeños como adultos podemos sacar partido, aprender a gestionar nuestras emociones y a mejorar nuestras relaciones.

¿Cómo es la mesa de la paz?

Puede ser una mesa o un pequeño rincón, el caso es que sea un espacio agradable y bonito (recuerda la importancia de la belleza en el ambiente Montessori) que invite a la reflexión y a la resolución de conflictos, ya sea con nosotros mismos o con otras personas de una manera tranquila y respetuosa.

Sus componentes pueden ser variados y no hay mesa de la paz correcta o incorrecta en base a ello mientras cumpla con su cometido. De todas maneras y para que te hagas una idea, en ellas suele ser común encontrar:

  • Uno o varios objetos relajantes
  • Uno o varios relojes de arena
  • Un objeto de la paz (Algo simbólico y bonito)
  • Una vela, campana, timbre…
  • Libros o recursos para identificar las emociones

¿Cómo se utiliza la mesa de la paz?

Su uso puede ser individual o colectivo. Cuando un niño (o adulto) se siente sobrepasado, agobiado, triste o simplemente tiene ganas de estar solo, puede acudir a la mesa y relajarse durante un rato. Mientras está allí puede tratar de recuperar la calma con los objetos relajantes y puede reflexionar sobre sus emociones así como tratar de identificarlas para aprender a gestionarlas. Por ello, es importante respetar su espacio en ese momento y no intervenir ni interrumpir.

Cuando dos o más personas recurren a la mesa es para tratar de resolver sus enfrentamientos de una manera civilizada y calmada. Para ello se establecen turnos (quién tiene el objeto de la paz tiene el turno de palabra) y el resto de los participantes deben escuchar tratando de no interrumpir. El reloj de arena servirá para limitar el tiempo de cada intervención y dar a todos la misma oportunidad de expresarse.

Con el fin de que el ambiente en la mesa de la paz sea tranquilo y enfocado a la empatía suele pedirse que los que intervienen comiencen sus frases por “YO” en lugar de “TU”, algo que invita a expresar como se sienten en relación al problema en lugar de señalar y culpar al otro.  Un ejemplo: “Yo me he sentido triste porque has roto mi dibujo” en lugar de “¡Tu has roto mi dibujo!”, como ves la diferencia no parece mucha y sin embargo hablando de como nos sentimos podemos hacer que la otra persona se ponga en nuestro lugar y damos pie al diálogo mientras que culpar sólo suele llevar a más ataques para defenderse.

Si en algún momento de la reunión el ambiente se caldea y los participantes no pueden mantener la calma es también una buena idea posponerla hasta que todos vuelvan a estar receptivos y dispuestos a dialogar de una manera tranquila.

La idea es que los niños utilicen este recurso de una manera autónoma sin necesidad de la presencia de un adulto, pero según la edad de los pequeños (sobre todo si tienen menos de 4 años) puede que sea preciso que uno haga de moderador (no de juez) e incluso les ayude a poner palabras a lo que sienten si en algún momento no saben encontrarlas. Nuestro acompañamiento puede ser esencial en esos primeros años aunque a veces solamente haga falta nuestra simple presencia y confianza: “Veo que tenéis un problema, puede que sea difícil de resolver pero confío en que podréis llegar a un acuerdo”.

Cuando finalmente los presentes llegan a una resolución puede hacerse sonar la campana o apagar la vela para dar por finalizada la reunión, o simplemente pueden volver a sus tareas habiendo recuperado el bienestar interior y con la satisfacción de haber resuelto sus propios conflictos.

Nuestro rincón de la paz

En casa ya escasea el espacio así que sustituimos mesa por cajita y la pusimos junto a nuestro rincón de lectura, no solo porque es uno de los ambientes que más invitan a la calma sino porque además nos permite tener a mano libros que tratan sobre las emociones.

Inspiracion Montessori: la mesa de la paz

Por la red podrás encontrar un montón de ideas chulas para montar una mesa o rincón de la paz pero voy a hablarte ahora de nuestro contenido y el uso que en casa pretendemos dar a cada objeto (digo pretendemos porque aún no la usamos demasiado, la peque tiene cerca de 2 años y medio y aunque sí hablamos e identificamos las emociones más básicas aún no hemos necesitado usarla como tal aunque sí nos vamos familiarizando con ella, y como tarde o temprano todo llega…nuestro rincón ya está listo para cuando sea el momento 😉 )

Inspiracion Montessori: la mesa de la paz

Lo primero que encontramos es un cojín que podremos coger o usar para sentarnos y una vela que podremos utilizar para dar calidez al rincón, concentrarnos en ella para relajarnos, etc. En la foto puse una de verdad, pero como ella aún es pequeña y pueden haber accidentes he puesto una falsa vela a pilas (que ya sé que no es lo mismo, pero todo a su debido tiempo 😛 )

Inspiracion Montessori: la mesa de la paz

Una vez abrimos la caja encontramos varios objetos:

  • COLLAR DE CUENTAS DE MADERA: Un objeto que permite relajarse mientras se manipula.
  • CORAZÓN DE MADERA: Es lo que conocemos como el objeto de la paz, que puede servir para centrarnos en calmarnos mientras lo cogemos o para señalar los turnos de palabra.
  • RELOJ DE ARENA: Tiene un doble uso a mi parecer, por un lado puede marcar el tiempo que dedicamos a reflexionar o a cada turno mientras que por otro, el simple hecho de observar la arena caer puede llevarnos también a la calma.

Inspiracion Montessori: la mesa de la paz

  • FRASCO DE LA CALMA: Objeto relajante y herramienta para explicar nuestras emociones. Te hablé en profundidad de este recurso hace unas semanas, puedes verlo aquí.
  • CAMPANA: Podemos hacerla sonar al llegar a un acuerdo, igual que podemos también apagar la vela en señal de que hemos terminado.

En la estantería junto a nuestro rincón tenemos también una cajita DIY con la que trabajamos las emociones hace unos meses, se trata de imágenes con niños que experimentan diferentes sentimientos, espero poder pronto hablarte de los distintos usos que le damos y de paso dejarte el imprimible 😉

Inspiracion Montessori: la mesa de la paz

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
DIY: Frasco de la calma

DIY: El frasco de la calma… ¿Montessori?

De un tiempo a esta parte me da la sensación de que el frasco de la calma está, de forma muy continuada, presente en todos los rincones virtuales vinculados al mundo infantil así que probablemente este material ya te resulte familiar.

De hecho, no son pocos los que además lo atribuyen sin reparos y hasta con descaro al método Montessori, tal vez porque (afortunadamente) es un término que resuena cada vez más en relación con la crianza respetuosa o tal vez porque decir que algo es Montessori es casi un sinónimo de calidad para tus hijos. En cualquier caso creo sinceramente que resulta más un reclamo que una realidad.

No. El bote de la calma no es algo de lo que Maria Montessori hablara concretamente o pudiera tener una opinión ya que en realidad es algo que ha surgido en los últimos años, cuyo origen real desconozco y no he sido capaz de hallar (aunque me encantaría saber, por lo que si tienes una respuesta te la agradeceré :P).

Pero sí, una cosa no quita la otra y reconozco que bien empleado puede ser un recurso que encaja más o menos bien con esta filosofía. Lo preocupante viene cuando el bote se convierte en una herramienta de represión emocional más que de acompañamiento y por ello me parece un tema interesante a tratar.

En esencia, el bote podría formar parte de cualquier conjunto sensorial sin necesidad de ir más allá, como el que hicimos hace ya un tiempo y puedes ver aquí: DIY: Botes sensoriales. 15 ideas. Así pues, como material sensorial ya resulta genial y no hay necesidad de ir más allá si lo que nos gusta es el elemento en si mismo, pero si lo que buscamos es utilizarlo como instrumento para trabajar las emociones y la relajación en los más pequeños me parece realmente importante tener en cuenta varias cuestiones y de ahí surge este post.

USARLO BIEN O USARLO MAL, ESA ES LA CUESTIÓN

En primer lugar conviene tener presente que el frasco de la calma no funciona por si solo, no sirve de nada (o más bien es contraproducente) poner al niño a mirar el tarro cada vez que acontece un conflicto o se encuentra más nervioso de lo habitual y esperar a que se relaje como por arte de magia.

La cosa no funciona así y de hecho es justo ahí donde el frasco muestra su “lado más oscuro”, ya que utilizarlo con esta expectativa puede acabar convirtiéndolo en un recurrente castigo aunque, eso sí, camuflado de recurso respetuoso (como el rincón de pensar).

Aún peor, es probable que el aprendizaje que el niño adquiera de ello es que existen ciertas emociones que no son aceptadas por la sociedad y que por tanto, simplemente debe esperar a que pasen, intentar relajarse y dejarlas escondidas dentro, muy dentro donde no molesten a nadie.

Es más, puede que con el tiempo haya interiorizado tanto esta dinámica que incluso lo haga de manera automática sin apenas darse cuenta y por supuesto, sin necesidad de ningún elemento externo. No hace falta que diga que a nivel emocional esto resultaría un desacierto absoluto con importantes consecuencias que no solo le acompañarán en su niñez sino durante toda su vida.

Como ves, el frasco de la calma puede resultar un arma de doble filo y por eso es importante conocer a fondo sus posibilidades para así utilizarlo de una manera consciente y no simplemente porque está de moda o dicen que funciona genial “contra las rabietas“.

Y tras exponer los potenciales peligros de un uso inadecuado, centrémonos ahora en la parte positiva: sus aplicaciones dentro de un marco real de respeto y acompañamiento 😉

Lo cierto es que puede resultar una herramienta muy útil para tratar de explicar como funcionan nuestras emociones a través de una vistosa representación que podríamos narrarles más o menos así, siempre adaptándolo a su edad:

“Estas partículas de purpurina figuran emociones como la tristeza, la rabia, la frustración, el miedo o la decepción (son solo ejemplos) que a veces sentimos. Puede pasar – agitando la botella – que de repente sean tantas y tan fuertes que se revolucionen y anden tan alborotadas que no nos dejen ni pensar… entonces puede que nos pongamos nerviosos y nuestro comportamiento se vea alterado. Pero si seguimos observando las partículas, nuestras emociones, veremos como poco a poco ocupan de nuevo su lugar hasta hallar su estado natural. Es entonces cuando nuestro interior vuelve a estar en calma y equilibrio.

Esto no significa que simplemente debamos esperar a que “pase la tempestad” sino que debemos aprender a reconocer como nos sentimos, a poner nombre a nuestras emociones, hablar de ellas si es necesario y sobre todo aceptarlas. Admitir que tenemos derecho a sentirnos así pese a que no resulte una experiencia agradable para nosotros o los que nos rodean y ser conscientes de que no nos sentiremos así por siempre, aunque en ese momento pueda parecérnoslo.”

DIY: Frasco de la calma

El frasco de la calma puede resultar también un extraordinario recurso de relajación y meditación al más puro mindfulness si enseñamos a los pequeños a concentrarse en su respiración mientras observan los suaves movimientos en el interior de la botella, del mismo modo que podrían observar la recurrente llama de una vela, por ejemplo. Todo ello ayudará a bajar pulsaciones y a centralizar su sistema nervioso para así llegar a un estado consciente y equilibrado.

Como ves, más allá de que su origen haya sido por inspiración Montessori o más bien por influencias propias del yoga y la meditación, lo cierto es que el frasco de la calma bien empleado es un material en el que vale la pena profundizar ya que puede ayudarnos en el acompañamiento emocional de nuestros hijos así como llevarnos a reflexionar sobre nuestras propias emociones y eso siempre resulta interesante, ¿no crees?

Hay un pequeño cortometraje en el que varios niños mencionan este recurso y hablan sobre la importancia de la respiración… me parece muy bonito además de acertado así que lo dejo a continuación por si quieres echarle un vistazo 😉

¿CÓMO SE HACE UN FRASCO DE LA CALMA?

Es realmente sencillo fabricarlo y además pueden ayudar los más peques de la casa, una excusa más para hacer cosas en familia 😉

A continuación te cuento como hemos hecho la nuestra, bueno seré sincera… ella lo ha hecho todo XD

Necesitaremos

  • Gomina
  • Agua caliente
  • Purpurina del color que queramos (o varias)
  • Un frasco (nosotras empleamos un bote burbuja)

Paso 1: Ponemos gomina en el bote

DIY: Frasco de la calma

Paso 2: Llenamos con agua caliente

DIY: Frasco de la calma

Paso 3: Agitamos hasta que la gomina está disuelta y bien integrada

DIY: Frasco de la calma

Paso 4: Agregamos purpurina al gusto y agitamos bien

DIY: Frasco de la calma

Paso 5: Ya tenemos listo nuestro frasco de la calma

DIY: Frasco de la calma

Nosotras lo hemos integrado en nuestra recién estrenada mesa de la paz aunque más que mesa es un rinconcito XD

Espero sacar tiempo pronto para poder hablarte de este otro genial recurso para la gestión de emociones y conflictos, ya que hablamos del tema 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
DIY: Slime casero

DIY: Slime casero

Por aquí ha vuelto amanecer frío y nublado con expectativas de lluvia inminente, así que sumado a que andamos algo tocadas de la garganta ya, hemos renunciado al paseo (que no a la diversión 😛 ) y decidido pasar la mañana en casa ¡haciendo Slime casero!

Puede que lo conozcas mejor por blandiblú o flubber (por la película) pero el caso es que seguro que más de una vez has jugado con esas divertidas masas viscosas y saltarinas, ¿verdad? Pues resulta que también se pueden hacer de forma casera y es tan fácil que hasta la peque de 2 años la ha hecho prácticamente sola, siguiendo mis instrucciones.

A ella le encanta el proceso de creación sin importar el resultado así que aunque no hubiera salido como esperábamos lo hubiera disfrutado igual… pero por suerte, además ha salido genial y ha estado otro buen rato jugando y experimentando a nivel sensorial con las manos en la masa, nunca mejor dicho.

Los materiales empleados son bastante fáciles de conseguir en cualquier bazar a excepción del BORAX (Borato de sodio) que lo encontrarás en droguerías especializadas, puede que cueste algo encontrarlo (yo finalmente lo encontré en una tienda de pinturas) pero merece la pena el esfuerzo porque es super barato (unos 2,5€) y el bote sirve para diversas manualidades que además son super chulas como esta.

También sé que existen recetas para hacer esta manualidad sin BORAX aunque en casa aún no las hemos probado, si nos animamos y sale algo decente no dudes en que te lo contaré 😛

Necesitaremos

  • Medio vaso de agua caliente
  • 1 cucharadita de BORAX
  • Colorante alimentario
  • Purpurina
  • 80 ml de agua
  • 100 ml de pegamento escolar transparente (Yo he usado Supertite)

Paso 1: Mezclamos el BORAX con el agua caliente y reservamos

Paso 2: Ponemos el pegamento en un bol

DIY: Slime casero

Paso 3: Agregamos los 80ml de agua y mezclamos

Paso 4: Añadimos el tinte de color que queramos y mezclamos

Paso 5: Añadimos purpurina y mezclamos (opcional)

DIY: Slime casero

Paso 6: Incorporamos el BORAX poco a poco

Este es el paso más determinante de la receta, por lo que lo mejor es ir añadiendo cucharaditas de la mezcla de BORAX y removiendo hasta obtener la textura deseada. Nosotras hemos añadido 2 en un primer paso y luego de una en una con espacios para mezclar bien e ir viendo como queda.

Debe quedar en estado semi-sólido y flexible. Es probable que al principio esté algo pegajoso pero te recomiendo que sigas removiendo y jugando un rato con las manos ya que al poco coge más consistencia y deja de quedarse tan pegado en las manos. Esto es importante tenerlo en cuenta porque si piensas que no está listo y sigues echando BORAX te quedará demasiado sólido y perderá esa flexibilidad que lo caracteriza.

Paso 7: ¡A jugar!

A la peque le ha encantado… ha hecho formas (ella aseguraba que era un perro…juro que he intentado verlo pero no he sabido, bendita imaginación XD), ha experimentado con la textura, hecho espaguetis y pelotas saltarinas (gigantes y pequeñas) que nos hemos ido pasado entre risas. Vamos, que al final la mañana ha estado bastante entretenida 😛

Lo mejor es que, bien conservada, es una masa que tiene bastante durabilidad, por lo que una vez acabado el juego lo hemos metido en una bolsa de cierre hermético (también puede valer un tupper) y listo para otro ratito 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
fullsizerender-7

DIY: Calendario de adviento (24 ideas)

Pues sí, un año más nos encontramos a las puertas de diciembre y se respira en el ambiente muchas ganas de Navidad pero también se sienten las prisas por llegar a tiempo a todo lo que tenemos planeado para este mes mágico… regalos, escapadas, actividades, reuniones familiares y mil detallitos más, típicos de estas fechas que a (casi) todos encanta, sobre todo cuando hay peques en casa 😉

Y si hay un gran protagonista en este próximo primero de diciembre, ese es el calendario de adviento, que convierte esta cuenta atrás en un día tras día, a cada cual más especial. Y es que los típicos y ya poco originales calendarios rellenos de chocolates de dudosa calidad en realidad ya han pasado de moda… si lo que quieres es un calendario de adviento realmente especial y único, lo ideal es hacerlo personalizado 🙂

Para ello, puedes comprar uno de los que ya venden hechos y listos para rellenar con lo que prefieras (que los venden muy bonitos, por ejemplo en amazon o tiger) o puedes lanzarte y sacar tu lado más creativo haciendo un DIY.

Y como este post anuncia “24 ideas”, lo primero que traigo son ejemplos de calendarios de adviento hechos a mano, de materiales sencillos y distintas dificultades para tratar de ayudarte e inspirarte por si te estás animando a ponerte manos a la obra, pero no te lo pienses mucho, que se te echa el tiempo encima 😉

24 CALENDARIOS DE ADVIENTO “DIY”

Un recopilatorio de (San) Pinterest, a donde te llevará el link de cada imagen si quieres ver más detalle.

NUESTRO CALENDARIO DE ADVIENTO “DIY”

Además, te enseño también el nuestro, mezcla un poco de todo lo que he ido viendo por las redes.

La idea inicial era utilizar cajas de cerillas, pero me parecía un poco loco comprarlas todas de golpe en lugar de haber sido previsora y guardarlas durante el año (iba a tener cerillas para el resto de nuestra vida… y más XD) así que la descarté.

Con el tiempo acechando confieso que también me tentó la idea de comprarlo hecho… pero al final resistí y decidí construir cajitas de cartulina ORIGAMI y decorarlas improvisando un poco, reconozco también que el empujón final fue poder contar con la ayuda de mi hermana pequeña, mucho más mañosa y super fan de las manualidades, no como yo 😛

Así que nos pusimos manos a la obra y al final pasamos una tarde bastante divertida haciendo cajitas entre risas gracias a mi reincidente torpeza con las manualidades XD El paso a paso sería más o menos este:

Pero como con fotos no me parece que quede muy claro y explicarlo escrito tampoco creo que ayudara demasiado, te dejo el link de un video donde explican el paso a paso, seguro que mucho mejor que yo 😉  https://www.youtube.com/watch?v=VV3SykqDWRI 

Pasado un ratito, ya teníamos nuestras 24 cajitas preparadas y listas para decorar así que nos pusimos a ello 🙂

DIY: Calendario de adviento (24 ideas)

Mi idea inicial era meterlas todas en un gran jarrón que compré en IKEA y decorarlo para ponerlo junto al árbol en nuestro rincón navideño, pero resultó que el jarrón gigante al final no lo era tanto y no cabían ni la mitad XD así que andaba improvisando hasta que me dieron una idea: colocarlas todas en una bandeja. No quedan mal del todo y a mi la cabeza ya no me da para mucho más XD así que ya tienen su puesto adjudicado 😛

DIY: Calendario de adviento (24 ideas)

Ahora solo falta rellenar las cajitas y para eso toca exprimirse de nuevo el coco para tratar de ser original o por lo menos, hacerlo lo más acorde posible a los intereses del peque (o de quién sea a quien le estés preparando el calendario 😛 ) Hay quién sigue la tradición y lo rellena con dulces y chocolates, otros meten pequeños regalos y los hay quienes prefieren que todo el contenido sean experiencias en familia, porque al fin y al cabo, nuestro tiempo es el mejor regalo que les podemos hacer, eso sí es seguro 😉

24 IDEAS PARA RELLENAR EL CALENDARIO DE ADVIENTO

En fin, nosotros hemos decidido hacer un mix y mezclar un poco todo: dulces, regalitos y actividades en familia. Algunos de ellos no caben en una cajita, así que aprovecharemos y jugaremos un poco al escondite con la peque, haciendo que busque en distintos sitios de la casa, que además es algo que últimamente le interesa  y divierte mucho 🙂

 

Como ella tiene ahora 2 añitos, es posible que abrir una caja y encontrarse un papel que no entiende no le resulte muy llamativo, así que he pensado en hacerlo de una manera más visual, añadiendo además del texto unos dibujos o fotografías que le ayuden a formar una idea de lo que significa el mensaje sorpresa.

mercadillo_navidad_getty_att_01102013

Como 24 ideas para rellenar el calendario de adviento a veces resultan demasiadas, te dejo además un listado de las nuestras (en cualquier orden) por si alguna puede encajar también en vuestro calendario 😉

  • Un cuento navideño (en nuestro caso, “Sueños de nieve”)
  • Día de cine
  • Una pulsera de caramelos
  • Una piedras con formas de corazón (que nos vendrán bien para una futura mesa de la paz :P)
  • Un baby pelón (un muñeco precioso con el que además ayudamos en una buena causa)
  • Gominolas con forma de corazón
  • Montar y decorar el árbol de Navidad
  • Una cajita de música
  • Visitar un mercado navideño
  • Manualidad: Regalitos para la familia
  • Piruletas
  • Decorar las ventanas con motivos navideños
  • Sellos para manualidades
  • Una marioneta navideña
  • Escapada a la nieve (o en su defecto, nieve casera XD)
  • Monedas de chocolate
  • Hacer velas
  • Paseo por la ciudad (en nuestro caso Barcelona) luminosa y decorada
  • Kinder Choco-Bons
  • Tomar un chocolate caliente
  • Bailar y cantar villancicos
  • Lacasitos
  • Manualidad navideña (por ejemplo, hacer un muñeco de nieve)
  • Hacer galletas

Y aquí acaba nuestra experiencia de noviembre preparando el calendario de adviento que estamos deseando estrenar en unos días… ¡Será el primer año para la peque! A ver que tal se nos da… En fin, te cuento por las redes 😉

¿Y tu, ya tienes el tuyo a punto?

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
DIY: Pintura casera para la bañera (bath paint)

DIY: Pintura casera para la bañera (Bath Paint)

Es una realidad que a la mayoría de los niños les encanta dibujar y pintar, igual que lo es que a menudo cuando trabajan con pintura es irremediable acabar la actividad en la ducha o la bañera tras experimentar no sólo pintando en el lienzo o papel sino haciendo auténticas obras body painting, por lo menos mi peque es especialista, ya lo ves XD

Así que pintar en la bañera me parece una opción ideal no solo para minimizar el desastre que suele acompañar a los pequeños artistas sino para maximizar la diversión con una actividad acuática, creativa y sensorial.

Y como compartir experiencias es genial, reservamos esta actividad para una de nuestras quedadas con una amiguita y la verdad es que estuvieron un buen rato entretenidas, os aseguro que todo un éxito teniendo en cuenta los antecedentes XD

Lo mejor de todo es que la pintura casera es super segura, sencilla y rápida de preparar así que puedes hacerlo prácticamente cualquier tarde improvisada y por supuesto, lo más importante: se limpia sin ningún esfuerzo, simplemente pasando un chorro de agua 😉  Lo tiene todo para gustar a peques y mayores, verdad? Pues ahí va la receta y experiencia:

Necesitaremos:

  • 250-300ml de jabón líquido infantil
  • 3 cucharadas de maicena
  • Colorantes alimentarios
  • Recipiente para la pintura (Nosotras hemos usado una bandeja para hacer cupcakes)
  • Pinceles

Paso 1: Mezclamos el jabón y la maicena

Paso 2: Repartimos la mezcla en los recipientes

Paso 3: Agregamos el colorante

Paso 4: ¡A pintar!

Preparé la pintura mientras la peque dormía (aunque también resulta una receta ideal para integrarles y que trabajen la motricidad y los colores, entre otras cosas) y una vez lista, no pude resistirme a probarla, que no siempre me salen bien estos mejunjes… Y sí, ¡funcionaba! 😛

Estaba segura de que les iba a encantar pero no tenía claro si la pintura iba a estar a salvo más de un minuto dentro de la bañera… Metimos un pequeño escalón de plástico que tenemos para adaptar el baño a la peque y sobre él pusimos la bandeja, la suerte estaba echada xD

No hicieron falta demasiadas explicaciones, tuvieron super claro que aquello molaba y que a su alrededor tenían un gran lienzo para disfrutar, así que se pusieron manos a la obra. Para nuestra sorpresa parecían bastante conscientes de que debían mantener a salvo la pintura y se movían con bastante cuidado (todo lo que cabe esperar teniendo en cuenta que tienen 22 y 25 meses, claro)

Más tarde comenzó el momento “body painting” y las guerras de pintura. Después de eso la bandeja quedó sumergida y la pintura pasó a formar un curioso color de agua (sucia XD) pero ellas siguieron encantadas un buen rato más, inventando y jugando en la bañera de la manera tradicional, que también mola mucho 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
DIY: Pintura facial casera

DIY: Pintura facial casera

Algunos celebran todos los Santos, otros el magosto o la castañada y cada vez son más los que se apuntan a festejar Halloween. La verdad es que en casa no tenemos tradición concreta para este día pero como cualquier excusa es buena para hacer del día algo distinto, nos apuntamos un poco a todo XD Así que sí, este año tenía pensado algún disfraz para la peque, algo sencillo para no complicarme… Y una vez más lo veía venir: ha llegado el día y aquí estamos, compuestas y sin disfraz.

Así que toca improvisar un poco con lo que tengamos por casa. Pero todo el mundo sabe que un disfraz sin maquillaje es un poco un disfraz a medias, así que he recordado una receta super sencilla que encontré hace un tiempo navegando por la red y no me he podido resistir. Al fin y al cabo… ¿Qué mejor día que hoy? 😛

Esta pintura facial casera me parece además un DIY ideal para no recurrir a las pinturas baratas de muchos bazares y así conocer el compuesto de lo que estamos usando para estar seguros de que en ningún caso les perjudicará.

Además es super rápido y fácil de hacer así que si a ti también te ha pillado el toro, no dejes escapar este gran recurso, te aseguro que es genial 😉

Necesitaremos

  • 8 cucharadas de crema con óxido de zinc (Yo he usado la crema bálsamo de Mustela para roces e irritaciones)
  • 2 cucharadas de maicena
  • Colorantes alimentarios

Paso 1: Ponemos la crema en un bol

Paso 2: Agregamos la maicena y mezclamos

El objetivo es conseguir una mezcla lo suficientemente espesa para que no caiga si damos la vuelta a la cuchara. Si ha quedado muy líquida puedes añadir más maicena poco a poco hasta dar con ella o por el contrario, más crema si la ves excesivamente espesa.

Paso 3: Repartimos entre tantos recipientes como colores queramos

Paso 4: Aplicamos color

Si dejáis uno sin color os servirá como blanco, claro 😉

Paso 5: ¡A pintar!

El resultado en la piel es bueno, al cabo de un rato se seca y se mantiene bastante bien, además es muy fácil de quitar con agua y jabón o incluso con una toallita.

Ahora sólo queda echarle imaginación y maquillar a la peque… ¡A ver qué sale! En fin, sea como sea, seguro que lo pasamos bien y ese siempre es el objetivo 😀

Ya me despido, no sin antes aprovechar para desear lo pases de miedo, que tengas una feliz víspera y una gran noche, sea como sea que la celebres 😛

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

 

facebookpinterest