Archivo de la categoría: Baby Led Weaning

BLW friendly: Espaguetis a la bolognesa vegana

BLW friendly: Espaguetis a la boloñesa vegana

Su aspecto es, como ves, similar a la boloñesa tradicional y su sabor es igualmente estupendo con la ventaja de integrar vegetales, mucho más saludables que la habitual carne roja de la cuál, como ya sabrás, no conviene abusar.

De cualquier modo y más allá de dietas omnívoras, vegetarianas o veganas, todas ellas igualmente respetables, esta receta me parece una opción genial para aumentar la ingesta de verduras o sencillamente para variar los platos más comunes en nuestra mesa ya que, precisamente la pasta permite multitud de variantes deliciosas y saludables.

Ya hace meses publiqué una receta muy similar en ingredientes aunque con distinta preparación: Espirales con tomate y coliflor.

La de hoy puede que me guste incluso más debido a que mantiene una textura más similar a la boloñesa por lo que, sí no lo has hecho aún, te invito a que probéis este rico y sano plato apto para toda la familia 😉

Ingredientes (2 raciones y 1/2)

  • 325 gramos de espaguetis (mejor integrales)
  • 500 gramos de tomate triturado o frito
  • 250 gramos de coliflor
  • 1 cebolla mediana
  • 1 zanahoria
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Albahaca
  • Sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto)

Paso 1: Picamos la cebolla

Paso 2: Sofreímos la cebolla

BLW friendly: Espaguetis a la bolognesa vegana

Cocinamos la cebolla en una sartén con aceite a fuego medio durante unos 5 minutos.

Paso 3: Rallamos la coliflor

Paso 4: Rallamos o troceamos la zanahoria

BLW friendly: Espaguetis a la bolognesa vegana

Paso 5: Cocinamos la coliflor y la zanahoria

Agregamos las verduras a la sartén y cocinamos durante unos 10 minutos (o hasta que esté al gusto) a fuego medio, preferiblemente con la sartén tapada.

Paso 6: Agregamos el tomate

BLW friendly: Espaguetis a la bolognesa vegana

Agregamos la salsa de tomate y cocinamos durante otros 5 minutos. Podemos salpimentar e incorporar las especias en este momento.

Recuerda que si tu bebé tiene menos de un año conviene apartar su salsa antes de agregar la sal.

Paso 7: Cocinamos la pasta de la manera habitual

Paso 8: Servimos

BLW friendly: Espaguetis a la bolognesa vegana

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
BLW friendly: Patatas fritas al horno

BLW friendly: “Patatas fritas” al horno

De todos es sabido que las frituras no son precisamente buen complemento en una dieta saludable, menos aún si se convierten en platos habituales en nuestro día a día.

No es de extrañar, por lo tanto, que una sociedad cuyo índice de enfermedades derivadas del sobrepeso y la obesidad marca una tendencia claramente al alza comience a replantear sus hábitos alimenticios y sobre todo, los de sus hijos.

Por eso hoy traigo una versión más saludable del que probablemente es el acompañamiento estrella en cualquier plato o mesa: las patatas fritas. Mmmm… Que ricas, ¿Verdad? Pocos pueden resistirse a pesar de conocer la gran cantidad de grasas saturadas que con ellas ingerimos… Pero claro, es que al horno no salen igual… ¿no?

Pues bien, debo decirte que con esta sencilla receta de horno no solo su aspecto es prácticamente el mismo sino que su textura es también crujiente y su sabor poco o nada tiene que envidiar a las tradicionales. Si encima podemos comerlas sin demasiados remordimientos… ¿Qué más se puede pedir?

Pues eso… ¡marchando una de patatas “fritas”! 😉

Ingredientes

  • Patatas
  • Agua
  • Hielo
  • Aceite de oliva
  • Sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto)
  • Especias al gusto (opcional)

Paso 1: Pelamos y cortamos las patatas

Es importante que los cortes sean lo más similares posibles para que los tiempos de cocción sean también los mismos. Otra alternativa es cortarlas con una mandolina, de manera que obtendremos unas preciosas y sabrosas patatas chips caseras.

Paso 2: Las ponemos en agua con hielo

Las ponemos en agua con hielo durante unos 15-20 minutos y las secamos con papel de cocina.

Paso 3: Horneamos

Es importante ponerlas sobre papel vegetal y bien distribuidas un poco separadas las unas de las otras para evitar que se peguen. Una vez colocadas las pintamos con un poco de aceite y sazonamos al gusto.

Las metemos en el horno precalentado a unos 180º en modo ventilador durante unos 25 minutos o hasta conseguir la textura deseada. En mi caso suelo poner durante los últimos 5 minutos también el grill para favorecer ese apetecible dorado.

Si en lugar de largas las has cortado redondas y finas para hacer patatas chips ten en cuenta que el tiempo de horneado puede variar, deberás estar muy atent@ ya que al ser tan finas suelen quemarse fácilmente.

Paso 4: Servimos

Así de sencillo y así de apetecible 😉

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
BLW friendly: Wok de arroz

BLW friendly: Wok de arroz

Llegó el 2017 y con él los míticos propósitos de año nuevo, ¿verdad? Uno de los objetivos que nos hemos marcado en casa es comer más frutas y verduras que es justo donde nuestra dieta más flojea… ¡¡Con lo importantes y saludables que son, lo sé!!

Así pues, la primera receta de este año no podía ser otra que un delicioso plato vegetariano / vegano super completo y con un montón de verduras que acompañan a la perfección al siempre apetitoso arroz.

Personalmente, mi mayor problema con las verduras suele ser su textura y el sabor dulzón de algunas de ellas (sí… yo soy muy complicada para comer XD), por lo que el hecho de cocinarlas en wok y no hervidas es un punto muy positivo en esta receta, no sólo por que mantienen mejor sus nutrientes al estar poco cocinadas sino porque quedan algo más “crujientes” y su sabor dulce no alcanza su punto máximo.

Además tiene la ventaja de ser totalmente personalizable con las verduras que más gusten en casa e incluso se puede agregar algo de tortilla como proteína y hacerlo todavía más completo. De la manera que sea, seguro que te sale riquísimo 😉

Ingredientes

  • 250 gr de arroz (en este caso utilicé arroz Thai)
  • 750 ml de caldo de verduras
  • 1 pimiento rojo
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 2 champiñones grandes
  • 5 espárragos trigueros
  • Aceite de oliva
  • Ajo en polvo
  • Sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto)
  • Salsa de soja (opcional)

Paso 1: Preparamos el arroz

Cocemos el arroz, previamente lavado, de la manera habitual en el caldo de verduras. Si es necesario escurrimos para eliminar el exceso de caldo. Reservamos.

Paso 2: Cortamos y cocinamos la cebolla

Paso 3: Cortamos los espárragos, la zanahoria y el pimiento

Paso 4: Los agregamos al wok o sartén

BLW friendly: Wok de arroz

Cocinamos durante unos minutos a fuego medio – alto.

Paso 5: Cortamos el calabacín y los champiñones

Paso 6: Agregamos al wok o sartén

Cocinamos durante 6-8 minutos a fuego medio – alto. Agregamos ajo en polvo y sal al gusto.

Paso 7: Incorporamos el arroz

Añadimos el arroz y mezclamos para integrar todos los ingredientes. Podemos rectificar de sal y añadir en este paso salsa de soja al gusto (recuerda que tiene alto contenido en sal, por lo que conviene separar la ración de los más peques antes de agregarla).

Paso 8: Servimos

BLW friendly: Wok de arroz

 

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
BLW friendly: Tallarines con champiñones y calabacin

BLW Friendly: Tallarines con champiñones y calabacín

Confieso que me cuesta mucho introducir la verdura en nuestra dieta (por mis gustos culinarios, no por otra cosa XD) y mucho más cumplir eso de las 5 piezas de fruta y verdura que se suponen ideales para una dieta equilibrada. Pero lo intento, juro que lo intento 🙂

Por eso siempre ando buscando ideas para introducir la verdura en nuestro día a día de una manera más disimulada, por así decirlo. Y esta receta vegana es una de esas que me vienen de perlas porque además se combina con mi indiscutible entrante favorito: la pasta. Y así si que no falla 😛

Además resulta un plato sencillo aunque saludable y muy equilibrado por sus ingredientes. Sin duda merece la pena probarlo 😉

Ingredientes (2 raciones y 1/2)

  • 300 gramos de tallarines
  • 200 gramos de nata para cocinar vegana (yo suelo usar de avena o de almendras)
  • 125 gramos de champiñones
  • 1 calabacín grande
  • Cebolla en polvo
  • Margarina (opcional)
  • Pimienta negra
  • Aceite
  • Sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto) 

Paso 1: Lavamos y troceamos el calabacín

Paso 2: Cocinamos el calabacín

En una sartén a fuego medio ponemos una cucharadita de margarina y un chorrito de aceite (puede ser todo aceite si prefieres evitar la margarina). Cocinamos el calabacín.

Paso 3: Agregamos los champiñones troceados

Seguimos cocinando durante unos 5 minutos. Agregamos la cebolla en polvo, pimienta y sal (Recuerda evitarla para los menores de un año)

Paso 4: Añadimos la nata vegetal

Cocinamos durante varios minutos hasta conseguir una mezcla cremosa. Podemos rectificar de sal y pimienta para dejar a nuestro gusto.

Paso 5: Trituramos la salsa (opcional)

Paso 6: Cocinamos la pasta de manera habitual

Paso 7: Mezclamos la pasta y la salsa

Paso 8: Servimos

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
BLW friendly: Fideuá con pavo y champiñones

BLW Friendly: Fideuá con pavo y champiñones

La preparación de esta fideuá es muy similar a la que hacemos en casa con pescado y marisco solo que sustituyendo algunos alimentos. Surgió un día improvisando con lo que tenía por la cocina y de repente… ¡sorpresa en casa! Una nueva receta de las que hacen que la peque rebañe el plato.

Y oye, ella suele tener mucho criterio a pesar de su corta edad (consecuencias del BLW supongo 😛 ) así que me lo tomo como un halago y te invito a que pruebes en casa, seguro que triunfas 🙂

Ingredientes (3-4 personas)

  • 400 gramos de fideos Nº 2
  • 250 gramos de pechuga de pavo
  • 125 gramos de champiñones
  • 750 ml de caldo de pollo
  • 3 cucharadas de tomate triturado
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Perejil picado
  • Aceite
  • Sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto) 

Paso 1: Troceamos y cocinamos el pavo

Salpimentamos y doramos los dados de pavo en una sartén con aceite. Reservamos en un plato a parte.

Paso 2: Troceamos los champiñones

Paso 3: Cocinamos los champiñones

En la misma sartén cocinamos los champiñones (si es necesario podemos añadir un poco más de aceite) y una vez hechos añadimos el pavo reservado anteriormente.

Paso 4: Agregamos el tomate y el pimentón

Mezclamos y cocinamos durante unos minutos.

Paso 5: Creamos una mezcla de ajo, perejil y acetite

Paso 6: Integramos la mezcla anterior en la sartén

Paso 7: Añadimos los fideos y cocinamos unos minutos

Paso 8: Agregamos el caldo y cocinamos

Añadimos el caldo templado y cocinamos a fuego medio-alto el tiempo necesario para que los fideos estén al dente. Una vez listo, dejamos reposar unos minutos.

Paso 9: Servimos

BLW friendly: Fideuá con pavo y champiñones

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

 

facebookpinterest
recetas-blw

32 recetas BLW Friendly (y mucho más)

Tras casi un año de andadura en los que hemos hablado, entre otras cosas, mucho de Baby Led Weaning, me ha parecido buena idea hacer un post recopilatorio de toda la información y recetas que hemos ido publicando desde el inicio para crear así una especie de índice que pueda darte rápido acceso en cualquier momento a aquello que te interese consultar en relación al método de la alimentación autorregulada por el bebé, un registro que por supuesto iremos actualizando periódicamente para que no le falte nada 🙂

Todo sobre BLW

Si lo que buscas es profundizar en lo que conocemos por Baby Led Weaning, a continuación encontrarás los posts que pueden ayudarte. Y por supuesto, cuenta también con nuestro curso online gratuito, (ahora también en versión descargable e imprimible) gracias al que ya más de 15.000 alumnos hoy se sienten mucho más informados y seguros para aplicar el método en casa.

Baby Led Weaning: Los puntos clave

Baby Led Weaning: Lecturas recomendadas

El BLW y sus sensaciones en 10 emoticonos

El BLW favorece el habla

Infografías y recursos

En los siguientes enlaces, encontrarás información útil para poner en práctica la alimentación complementaria, resumida en prácticas imágenes para que puedas consultar tantas veces como necesites sin necesidad de perder mucho tiempo.

Alimentos a evitar durante el primer año

Alimentos a evitar entre 1 y 3 años

Alimentos ricos en hierro

35 Alimentos no lácteos ricos en calcio

BLW: 5 consejos para ceder el control a tu hij@

BLW ideas: Menú ejemplo de introducción alimentos

Recetas BLW Friendly

Un recetario, que además de ser apto para el Baby Led Weaning, pretende dar ideas de platos sencillos que harán que toda la familia disfrute comiendo de forma equilibrada y saludable.

¿Añadirías algo?

No puedo dejar de aprovechar este post-resumen para abusar un poco de tu ayuda… ¿Echas de menos alguna información que no hemos publicado aún acerca del BLW? ¿Alguna receta imprescindible para nuestro recetario? Cuéntanos e intentaremos añadirla durante este nuevo año 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
Salsa para nachos (sin queso)

BLW Friendly: Salsa para nachos (sin queso)

Esto tienes que probarlo y es que vengo entusiasmada con el resultado de esta receta que encontré casi por casualidad. No sólo tiene el aspecto y la textura de la típica salsa de quesos para “dipear” sino que su sabor poco o nada tiene que envidiarle. De hecho, justo el fin de semana hicimos una salsa cheddar casera y os aseguro que esta me gusta mucho más.

El sabor a queso lo aporta la levadura nutricional, que encontrarás probablemente en tiendas ecológicas y herboristerías. Es un ingrediente vegano que suma grandes beneficios nutricionales a la receta por su alto contenido en calcio, proteínas, fibra y vitaminas del grupo B, entre muchos otros. Por cierto, un dato muy gráfico en cuanto a estas últimas: Un par de gramos de levadura aportan la misma cantidad de B1 que 100 gramos de avena, 100 de lentejas y 100 de nueces, en conjunto.

Por si fuera poco, su base es un simple puré de patata y zanahoria, así que además de ser una riquísima opción para la cocina vegana es super saludable y extremadamente sencilla de preparar.

A la peque le encanta el queso y le chifla todo lo que sea mojar salsas así que, como seguimos con la “dieta sin lácteos” que nos recetó el digestivo, no he podido esperar a probar esta receta que nos permitirá comer en familia unos ricos nachos con salsa sabor queso sin tener que andar disimulando para no darle envidia.

Además, resulta igualmente ideal para los menores de 1 año a los que se recomienda evitar los lácteos y la sal, entre otros, ya que ésta última puede añadirse en el último momento para poder apartar antes su ración.

Hasta el último momento de preparación, justo antes de probarla, las dudas acerca del resultado aún rondaban mi cabeza incrédula pero te aseguro que ha sido una muy grata sorpresa así que si tu tampoco lo crees, prueba y después me cuentas 😉

Ingredientes

  • 1 patata mediana (aprox. 180 gramos)
  • 1 zanahoria mediana (aprox. 70 gramos)
  • 35 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 60 ml de agua
  • 1/2 de zumo de limón o unas gotas de concentrado
  • 18 gramos de levadura nutricional
  • Una pizca de ajo en polvo
  • Una pizca de cebolla en polvo
  • Una pizca de pimienta cayena (opcional)
  • Sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto)

Paso 1: Pelamos y cortamos la patata

Paso 2: Pelamos y troceamos la zanahoria

Paso 3: Las cocemos durante 25 minutos aproximadamente

Paso 4: Batimos las verduras, el agua y el aceite

Los 60 ml de agua que usamos para la salsa son de la misma cocción de la verduras.

Paso 5: Añadimos la levadura nutricional y batimos

Paso 6: Añadimos las especias y el zumo (o concentrado)

Una vez incorporadas mezclamos hasta integrarlas en la salsa. Recuerda que si hay un menor de 1 año en casa, lo ideal será separar su parte de salsa antes de echar la sal al gusto. 

Paso 7: Servimos

BLW: Salsa para nachos (sin queso)

 

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 🙂 

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
Galletas de avena (sin azúcar)

BLW Friendly: Galletas de avena (sin azúcar)

Todos sabemos que las galletas son innecesarias, cuando no perjudiciales, para una dieta equilibrada pero la realidad es que son realmente un recurso muy habitual en cuanto a desayunos y meriendas se refiere.

El mayor problema que presentan las galletas industriales es la elevada cantidad de azúcares añadidos que suele contarse entre entre sus ingredientes, algo que no ayuda en absoluto a controlar la ingesta de este adictivo alimento, presente en el 80% de los productos de cualquier supermercado habitual, incluyendo los sustitutos equivalentes.

Así, no resulta de extrañar que, de los 25 gramos diarios que la OMS considera ideales para mantener un correcto estado de nuestra salud, la media en nuestro país cuadruplique esa cifra y la sitúe aproximadamente en los 100 gramos diarios por persona. Cuando escuché este dato, ciertamente quedé sorprendida, pero el apunte que finalmente hizo saltar mis alarmas fue el hecho de que prácticamente la misma cantidad se asociara a la dieta habitual de los niños. Es decir, que el porcentaje de ingesta de azúcar en relación con su dieta diaria, resulta escandalosamente más alta. Y claro, de ahí se deriva que nuestro país encabece las listas de países con mayor índice de niños con sobrepeso y obesidad infantil.

El azúcar (y sus equivalentes), pues, constan ya en las listas de alimentos que conviene evitar, o por lo menos moderar, tanto en niños menores de 1 año como en el resto de la infancia (y ya puestos, vida adulta). El objetivo de dicha moderación no sólo se centra en evitar diabetes, problemas de peso o caries en esta primera etapa, sino en el hecho de evitar que el paladar se acostumbre a comer sabores extremadamente dulces puesto que con el tiempo resultará más complicado renunciar a ellos y derivará en adultos dependientes de este ingrediente (entre los que me incluyo).

Bien, volviendo a las galletas, puestos a no querer renunciar a ellas, es una buena opción la de cocinarlas en casa para así poder personalizar la receta moderando el azúcar o incluso sustituyéndola por alimentos naturales como podrían ser los dátiles o unos plátanos muy maduros. Además, es una receta ideal para hacer partícipes a los más pequeños y ¡seguro que están encantados de colaborar!

Voy a serte sincera: ya he dicho antes que el mío es de los paladares acostumbrados al azúcar desde bien pequeña (sí, a mi me mojaban el chupete…) y para mi gusto, por lo menos hasta el momento (seguiremos trabajando en ello XD), me cuesta comerlas porque me resultan muy sosas. Pero igual de sincera te soy si digo que la peque se las come y pide más, así que mientras yo intento reeducar mi paladar estoy feliz de que el suyo, a sus casi dos añitos, continúe tan inalterado y natural 🙂

Ingredientes (25-30 galletas)

  • 375 gramos de harina de avena integral
  • 50 ml de bebida vegetal de avena
  • 1 huevo mediano
  • 7 gramos de levadura química
  • 3 plátanos muy maduros
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra “suave”

Paso 1: Cortamos los plátanos en trozos

Paso 2: Chafamos el plátano y reservamos

BLW Friendly: Galletas de avena (sin azúcar)

Paso 3: Tamizamos la harina junto a la levadura y reservamos

BLW Friendly: Galletas de avena (sin azúcar)

Paso 4: Batimos el huevo

Paso 5: Añadimos el aceite e integramos

Paso 6: Añadimos el plátano y mezclamos

Paso 7: Agregamos la harina y mezclamos

Paso 8: Añadimos la bebida vegetal, integramos y amasamos

Paso 9: Formamos las galletas

Aplanamos la masa y con ayuda de un cortador vamos formando las galletas y poniéndolas en una bandeja con papel de horno. Como dejar hacer este paso a la peque era demasiado complicado, le he dejado un trocito de masa para que ella hiciera y deshiciera a su antojo, y la verdad es que se ha estado un buen rato… lo que me recuerda que tengo que repetir la plastilina casera que hicimos ya hace un tiempo 😉

Paso 10: Pintamos con bebida vegetal y horneamos

Recuerda precalentar el horno a 180º. Cocinaremos a esa misma temperatura durante unos 15-18 minutos.

Paso 11: Servimos

BLW Friendly: Galletas de avena (sin azúcar)

 

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 🙂 

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
blw-hummus

BLW Friendly: Hummus

Hidratos de carbono, fibra, proteínas vegetales, hierro y calcio son sólo algunos de los componentes que las legumbres nos aportan nutricionalmente, y no son pocos. Es por eso que se recomienda contar de forma habitual con este tipo de alimentos, unas 2 o 3 veces por semana, con el fin de alimentarse de una forma equilibrada y saludable.

El hummus, típico de Oriente Medio, resulta un plato ideal para ofrecer garbanzos de una manera distinta y probablemente exitosa para toda la familia. Además, si practicas BLW y tu peque aún no domina el movimiento de la pinza puede que los garbanzos le resulten complicados de coger, sin embargo de esta manera pueden ofrecerse untados en pan o dejar el hummus a su alcance para que sea el mismo quien moje palitos de pan o verduras.

Es una receta super sencilla de preparar y seguro que os va a encantar 🙂

Ingredientes

  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas de tahin integral (yo lo he comprado ya preparado)
  • Zumo de medio limón (en mi caso he usado uno entero porque era muy pequeño)
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 diente de ajo
  • Pimentón dulce
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua
  • Sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto)

Paso 1: Escurrimos los garbanzos y trituramos

Paso 2: Exprimimos el limón

Paso 3: Picamos el ajo y reservamos junto al zumo

Paso 4: Mezclamos

Añadimos el tahin, el comino, el ajo y el zumo de limón y removemos para integrar. Una vez todo mezclado, añadimos agua de poco en poco para ir comprobando la textura hasta conseguir una pasta suave pero no líquida.

Si quieres añadir sal al gusto, recuerda apartar la ración de tu peque antes si tiene menos de un año 🙂 

Paso 5: Servimos

blw-hummus

Para servir podemos añadir un poco de pimentón dulce, perejil y aceite de oliva virgen extra por encima (yo he puesto perejil picado porque no tenía fresco, y la hoja de menta solo es para decorar 😉 )

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autorregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 🙂 

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
BLW IDEAS MENU EJEMPLO PRIMEROS MESES

BLW ideas: Menú ejemplo de introducción alimentos

Sin duda, la petición por excelencia a raíz de nuestro curso gratuito de Baby Led Weaning es la de ejemplos prácticos sobre la introducción de alimentos. Y haciendo memoria en nuestros inicios, no niego que me sienta identificada con esas familias que están a punto de empezar, se han informado, han leído todo lo habido y por haber y sin embargo siguen sin tener una idea clara de por donde empezar… y es que el abanico es tan amplio que cuesta encontrar ejemplos claros, es verdad.

El motivo principal por el que no existen demasiados modelos de introducción de alimentos es precisamente ese: el gran surtido de posibilidades. Y es que se trata simplemente de evitar los alimentos no recomendados para menores de 1 año. A partir de ahí, todo vale y cualquier menú de los millones que podemos imaginar será válido de igual manera.

Pero como sé por experiencia que aún teniendo claro el concepto cualquier ejemplo práctico puede ayudar a ordenar y aclarar las ideas, hoy me mojo y os traigo lo que podría ser uno entre la gran variedad de procesos de introducción de alimentos posibles.

Me parece importante, imprescindible, recalcar que sólo se trata de UN EJEMPLO, no es una guía de introducción pautada que se deba seguir por motivos nutricionales, es simplemente lo que yo he pensado para este caso, intentando un equilibrio en cuanto a los grupos alimenticios. Si hiciera el mismo ejercicio en unos años, puede que el orden estuviera completamente al revés, o puede que sustituyera cada uno de esos alimentos que hoy he puesto por otros que nada tuvieran que ver y seguiría siendo correcto (según las recomendaciones oficiales en la actualidad).

Dicho esto, algunas aclaraciones acerca de los menús que he elaborado:

  • He inventado un proceso de introducción de los 4 primeros meses (redondeando a 30 días cada mes).
  • Los 3 primeros meses sólo he puesto una comida al día, puesto que muchas veces por razones de horarios del bebé y la familia es así como sucede. Sin embargo puede que antes de esos 3 meses el niño tenga ocasión de comer en más ocasiones al día, si esto sucede simplemente basta con combinar los alimentos ya introducidos.
  • En el mes 4 he tratado de elaborar un menú más completo con desayuno, comida y cena, eso no significa que a los 4 meses el niño deba comer más a menudo, ese aumento de ocasiones puede darse antes o después.
  • Según la SEICAP, una alergia no suele aparecer en el primer contacto, puede hacerlo al segundo, al tercero o al cabo de muchas ocasiones, por lo que lo recomendable sería como mínimo haber ofrecido dos o tres ocasiones un alimento para darlo por introducido.
  • En el menú he tenido en cuenta la introducción en 3 días para descartar alergias en cada alimento incorporado. Como verás, pueden ser seguidos o no, pero como no se recomienda ofrecer un nuevo alimento hasta que el anterior haya sido introducido, suele hacerse así (sobretodo al principio) con el fin de ampliar la lista de alimentos disponibles pronto y así poder ofrecer platos más elaborados.
  • En los 4 meses se han introducido en total 35 alimentos, incluyendo verduras, frutas, cereales, legumbres, carnes, pescados y especias, entre otros.
  • He marcado en lila el alimento que se está incorporando en cada caso para tener claro el proceso.
  • Conforme aumentan los alimentos introducidos, aparecen algunas recetas sin detallar lo que lleva concretamente, entendiendo que se elabora a partir de alimentos siempre ya introducidos. En el caso de que la receta tenga alimentos no introducidos, suelen ser secundarios y prescindibles para esas primeras ocasiones. Algunas de esas recetas puedes encontrarlas en la sección de nuestro blog foto-recetas.
  • El menú elaborado es el caso “ideal” de que el pequeño coma todos los días y sin aparición de alergias. Pero la realidad puede ser menos continuada y pueden haber días intermedios en que no coma alimentación sólida. No pasa nada si es así.
  • No olvides que durante esos primeros meses la lactancia (materna o artificial) debe continuar como hasta el momento, siendo prioritaria sobre la alimentación complementaria. Recuerda también que a la hora de comer el niño no debe tener hambre ni sueño.
  • He intentado que haya un equilibrio a nivel diario y semanal, pero repito que NO SOY NUTRICIONISTA, por lo que no se debe tomar el ejemplo como el ideal a nivel nutricional.

Sin más que añadir, deseo de corazón que este menú sea útil y te ayude en la organización de esta nueva y divertida etapa que comenzáis. Si tienes algo que añadir, alguna sugerencia o alguna duda que aclarar, como siempre, estaré encantada de comentarlo  🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest