Archivo de la categoría: Ideas y decoración

DIY: Frasco de la calma

DIY: El frasco de la calma… ¿Montessori?

De un tiempo a esta parte me da la sensación de que el frasco de la calma está, de forma muy continuada, presente en todos los rincones virtuales vinculados al mundo infantil así que probablemente este material ya te resulte familiar.

De hecho, no son pocos los que además lo atribuyen sin reparos y hasta con descaro al método Montessori, tal vez porque (afortunadamente) es un término que resuena cada vez más en relación con la crianza respetuosa o tal vez porque decir que algo es Montessori es casi un sinónimo de calidad para tus hijos. En cualquier caso creo sinceramente que resulta más un reclamo que una realidad.

No. El bote de la calma no es algo de lo que Maria Montessori hablara concretamente o pudiera tener una opinión ya que en realidad es algo que ha surgido en los últimos años, cuyo origen real desconozco y no he sido capaz de hallar (aunque me encantaría saber, por lo que si tienes una respuesta te la agradeceré :P).

Pero sí, una cosa no quita la otra y reconozco que bien empleado puede ser un recurso que encaja más o menos bien con esta filosofía. Lo preocupante viene cuando el bote se convierte en una herramienta de represión emocional más que de acompañamiento y por ello me parece un tema interesante a tratar.

En esencia, el bote podría formar parte de cualquier conjunto sensorial sin necesidad de ir más allá, como el que hicimos hace ya un tiempo y puedes ver aquí: DIY: Botes sensoriales. 15 ideas. Así pues, como material sensorial ya resulta genial y no hay necesidad de ir más allá si lo que nos gusta es el elemento en si mismo, pero si lo que buscamos es utilizarlo como instrumento para trabajar las emociones y la relajación en los más pequeños me parece realmente importante tener en cuenta varias cuestiones y de ahí surge este post.

USARLO BIEN O USARLO MAL, ESA ES LA CUESTIÓN

En primer lugar conviene tener presente que el frasco de la calma no funciona por si solo, no sirve de nada (o más bien es contraproducente) poner al niño a mirar el tarro cada vez que acontece un conflicto o se encuentra más nervioso de lo habitual y esperar a que se relaje como por arte de magia.

La cosa no funciona así y de hecho es justo ahí donde el frasco muestra su “lado más oscuro”, ya que utilizarlo con esta expectativa puede acabar convirtiéndolo en un recurrente castigo aunque, eso sí, camuflado de recurso respetuoso (como el rincón de pensar).

Aún peor, es probable que el aprendizaje que el niño adquiera de ello es que existen ciertas emociones que no son aceptadas por la sociedad y que por tanto, simplemente debe esperar a que pasen, intentar relajarse y dejarlas escondidas dentro, muy dentro donde no molesten a nadie.

Es más, puede que con el tiempo haya interiorizado tanto esta dinámica que incluso lo haga de manera automática sin apenas darse cuenta y por supuesto, sin necesidad de ningún elemento externo. No hace falta que diga que a nivel emocional esto resultaría un desacierto absoluto con importantes consecuencias que no solo le acompañarán en su niñez sino durante toda su vida.

Como ves, el frasco de la calma puede resultar un arma de doble filo y por eso es importante conocer a fondo sus posibilidades para así utilizarlo de una manera consciente y no simplemente porque está de moda o dicen que funciona genial “contra las rabietas“.

Y tras exponer los potenciales peligros de un uso inadecuado, centrémonos ahora en la parte positiva: sus aplicaciones dentro de un marco real de respeto y acompañamiento 😉

Lo cierto es que puede resultar una herramienta muy útil para tratar de explicar como funcionan nuestras emociones a través de una vistosa representación que podríamos narrarles más o menos así, siempre adaptándolo a su edad:

“Estas partículas de purpurina figuran emociones como la tristeza, la rabia, la frustración, el miedo o la decepción (son solo ejemplos) que a veces sentimos. Puede pasar – agitando la botella – que de repente sean tantas y tan fuertes que se revolucionen y anden tan alborotadas que no nos dejen ni pensar… entonces puede que nos pongamos nerviosos y nuestro comportamiento se vea alterado. Pero si seguimos observando las partículas, nuestras emociones, veremos como poco a poco ocupan de nuevo su lugar hasta hallar su estado natural. Es entonces cuando nuestro interior vuelve a estar en calma y equilibrio.

Esto no significa que simplemente debamos esperar a que “pase la tempestad” sino que debemos aprender a reconocer como nos sentimos, a poner nombre a nuestras emociones, hablar de ellas si es necesario y sobre todo aceptarlas. Admitir que tenemos derecho a sentirnos así pese a que no resulte una experiencia agradable para nosotros o los que nos rodean y ser conscientes de que no nos sentiremos así por siempre, aunque en ese momento pueda parecérnoslo.”

DIY: Frasco de la calma

El frasco de la calma puede resultar también un extraordinario recurso de relajación y meditación al más puro mindfulness si enseñamos a los pequeños a concentrarse en su respiración mientras observan los suaves movimientos en el interior de la botella, del mismo modo que podrían observar la recurrente llama de una vela, por ejemplo. Todo ello ayudará a bajar pulsaciones y a centralizar su sistema nervioso para así llegar a un estado consciente y equilibrado.

Como ves, más allá de que su origen haya sido por inspiración Montessori o más bien por influencias propias del yoga y la meditación, lo cierto es que el frasco de la calma bien empleado es un material en el que vale la pena profundizar ya que puede ayudarnos en el acompañamiento emocional de nuestros hijos así como llevarnos a reflexionar sobre nuestras propias emociones y eso siempre resulta interesante, ¿no crees?

Hay un pequeño cortometraje en el que varios niños mencionan este recurso y hablan sobre la importancia de la respiración… me parece muy bonito además de acertado así que lo dejo a continuación por si quieres echarle un vistazo 😉

¿CÓMO SE HACE UN FRASCO DE LA CALMA?

Es realmente sencillo fabricarlo y además pueden ayudar los más peques de la casa, una excusa más para hacer cosas en familia 😉

A continuación te cuento como hemos hecho la nuestra, bueno seré sincera… ella lo ha hecho todo XD

Necesitaremos

  • Gomina
  • Agua caliente
  • Purpurina del color que queramos (o varias)
  • Un frasco (nosotras empleamos un bote burbuja)

Paso 1: Ponemos gomina en el bote

DIY: Frasco de la calma

Paso 2: Llenamos con agua caliente

DIY: Frasco de la calma

Paso 3: Agitamos hasta que la gomina está disuelta y bien integrada

DIY: Frasco de la calma

Paso 4: Agregamos purpurina al gusto y agitamos bien

DIY: Frasco de la calma

Paso 5: Ya tenemos listo nuestro frasco de la calma

DIY: Frasco de la calma

Nosotras lo hemos integrado en nuestra recién estrenada mesa de la paz aunque más que mesa es un rinconcito XD

Espero sacar tiempo pronto para poder hablarte de este otro genial recurso para la gestión de emociones y conflictos, ya que hablamos del tema 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
ideas

67 ideas de regalo para bebés (de 0 a 18 meses)

Reconozcámoslo, a los adultos nos suele entusiasmar la idea de compartir con nuestros peques estas fechas especiales: Pasear por las calles decoradas, hacer actividades en familia y claro está, también hacerles algún que otro regalito… muchos nos morimos de ganas de celebrar estos días tan señalados con ellos, por poco conscientes que sean del momento.

Pero claro, los bebés no hacen carta a los Reyes Magos o Papa Noël así que nos toca decidir por ellos y a menudo sucede que nos dejamos llevar por las grandes marcas que todos conocemos y que nos invitan a comprar los juguetes más enrevesados con música, luces y mil colores que no hacen más que sobre-estimular a los niños.

Pero a veces menos es más… ¡hay vida más allá de las marcas más conocidas y los juguetes de plástico! No sólo eso sino que además está llena de preciosas opciones, de juguetes artesanales, de materiales cálidos y de gran calidad para que nuestros peques exploren el mundo a través de los sentidos, se diviertan y disfruten tanto (o más) como con los que anuncian a todas horas ya en cualquier medio.

Puede que ya tengas claro todo esto que te acabo de contar, pero es verdad que a veces nos perdemos entre la inmensa variedad que hoy en día ofrece el mercado, y no son poco habituales las consultas que nos llegan acerca esta primera etapa así que lo que hoy traigo es una selección de juguetes de madera, materiales Montessori y otros artículos ideales para bebés (de 0 a 18 meses) 😉

Para acertar, además te aconsejo (si me lo permites) observar a tu hijo, parar y observarlo de verdad para detectar cuales son sus intereses actuales y así poder escoger en base a ello, ya que cada niño es un mundo y aún sin hablar, él mismo te dirá cual será el regalo ideal.

Dicho esto, ¡comenzamos!

Juguetes sensoriales

El aprendizaje se adquiere a través de los sentidos, por eso los materiales sensoriales resultan de una gran importancia en toda la niñez y especialmente en los primeros años.

Instrumentos

Para estimular el sentido auditivo y la creatividad, ideales también para trabajar la motricidad. Podrían incluirse en cualquiera de los otros apartados pero suelen ser un acierto (y no sólo en la primera infancia). Por eso se merecen su propia sección 🙂

Motricidad

A veces las características de un juguete se entremezclan y muchos de los anteriores también podrían estar en este listado, no obstante, los que aparecen aquí trabajan de manera especial la motricidad y la adquisición de habilidades motoras.

Libros

Los libros son siempre una buena opción que además pueden acompañarles durante buena parte de su infancia y les suelen encantar. Los de tela son ideales para los primeros meses mientras que los otros presentan solapas y desplegables que llamaran toda su atención.

Otros materiales

Pero no todo son juguetes, también podemos regalarles (y regalarnos) materiales que facilitarán nuestro día a día, como las cucharas de aprendizaje, los suelos blanditos o las tronas-maleta para que salir a comer con nuestros peques no resulte nunca un impedimento.

Como ves no son pocas las opciones para regalar a los más pequeños de la casa aún fuera de la línea convencional. Te recuerdo que puedes encontrar todos estos juguetes en nuestro escaparate (aquí son todos los que están pero no están todos los que son 😛 ).

Puede que algunos se encuentren fuera de stock en el momento en que lo consultes, pero la gran mayoría están o estarán disponibles durante estas semanas previas a la Navidad 😉

No me gustaría finalizar este post “especial Navidad” sin antes recordarte que, de cualquier manera, tú y tu tiempo seréis siempre el mejor regalo que jamás podrás hacerle a tu peque y que los recuerdos que resulten de ello, además, no tienen precio 😛

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

 

 

facebookpinterest
fullsizerender-7

DIY: Calendario de adviento (24 ideas)

Pues sí, un año más nos encontramos a las puertas de diciembre y se respira en el ambiente muchas ganas de Navidad pero también se sienten las prisas por llegar a tiempo a todo lo que tenemos planeado para este mes mágico… regalos, escapadas, actividades, reuniones familiares y mil detallitos más, típicos de estas fechas que a (casi) todos encanta, sobre todo cuando hay peques en casa 😉

Y si hay un gran protagonista en este próximo primero de diciembre, ese es el calendario de adviento, que convierte esta cuenta atrás en un día tras día, a cada cual más especial. Y es que los típicos y ya poco originales calendarios rellenos de chocolates de dudosa calidad en realidad ya han pasado de moda… si lo que quieres es un calendario de adviento realmente especial y único, lo ideal es hacerlo personalizado 🙂

Para ello, puedes comprar uno de los que ya venden hechos y listos para rellenar con lo que prefieras (que los venden muy bonitos, por ejemplo en amazon o tiger) o puedes lanzarte y sacar tu lado más creativo haciendo un DIY.

Y como este post anuncia “24 ideas”, lo primero que traigo son ejemplos de calendarios de adviento hechos a mano, de materiales sencillos y distintas dificultades para tratar de ayudarte e inspirarte por si te estás animando a ponerte manos a la obra, pero no te lo pienses mucho, que se te echa el tiempo encima 😉

24 CALENDARIOS DE ADVIENTO “DIY”

Un recopilatorio de (San) Pinterest, a donde te llevará el link de cada imagen si quieres ver más detalle.

NUESTRO CALENDARIO DE ADVIENTO “DIY”

Además, te enseño también el nuestro, mezcla un poco de todo lo que he ido viendo por las redes.

La idea inicial era utilizar cajas de cerillas, pero me parecía un poco loco comprarlas todas de golpe en lugar de haber sido previsora y guardarlas durante el año (iba a tener cerillas para el resto de nuestra vida… y más XD) así que la descarté.

Con el tiempo acechando confieso que también me tentó la idea de comprarlo hecho… pero al final resistí y decidí construir cajitas de cartulina ORIGAMI y decorarlas improvisando un poco, reconozco también que el empujón final fue poder contar con la ayuda de mi hermana pequeña, mucho más mañosa y super fan de las manualidades, no como yo 😛

Así que nos pusimos manos a la obra y al final pasamos una tarde bastante divertida haciendo cajitas entre risas gracias a mi reincidente torpeza con las manualidades XD El paso a paso sería más o menos este:

Pero como con fotos no me parece que quede muy claro y explicarlo escrito tampoco creo que ayudara demasiado, te dejo el link de un video donde explican el paso a paso, seguro que mucho mejor que yo 😉  https://www.youtube.com/watch?v=VV3SykqDWRI 

Pasado un ratito, ya teníamos nuestras 24 cajitas preparadas y listas para decorar así que nos pusimos a ello 🙂

DIY: Calendario de adviento (24 ideas)

Mi idea inicial era meterlas todas en un gran jarrón que compré en IKEA y decorarlo para ponerlo junto al árbol en nuestro rincón navideño, pero resultó que el jarrón gigante al final no lo era tanto y no cabían ni la mitad XD así que andaba improvisando hasta que me dieron una idea: colocarlas todas en una bandeja. No quedan mal del todo y a mi la cabeza ya no me da para mucho más XD así que ya tienen su puesto adjudicado 😛

DIY: Calendario de adviento (24 ideas)

Ahora solo falta rellenar las cajitas y para eso toca exprimirse de nuevo el coco para tratar de ser original o por lo menos, hacerlo lo más acorde posible a los intereses del peque (o de quién sea a quien le estés preparando el calendario 😛 ) Hay quién sigue la tradición y lo rellena con dulces y chocolates, otros meten pequeños regalos y los hay quienes prefieren que todo el contenido sean experiencias en familia, porque al fin y al cabo, nuestro tiempo es el mejor regalo que les podemos hacer, eso sí es seguro 😉

24 IDEAS PARA RELLENAR EL CALENDARIO DE ADVIENTO

En fin, nosotros hemos decidido hacer un mix y mezclar un poco todo: dulces, regalitos y actividades en familia. Algunos de ellos no caben en una cajita, así que aprovecharemos y jugaremos un poco al escondite con la peque, haciendo que busque en distintos sitios de la casa, que además es algo que últimamente le interesa  y divierte mucho 🙂

 

Como ella tiene ahora 2 añitos, es posible que abrir una caja y encontrarse un papel que no entiende no le resulte muy llamativo, así que he pensado en hacerlo de una manera más visual, añadiendo además del texto unos dibujos o fotografías que le ayuden a formar una idea de lo que significa el mensaje sorpresa.

mercadillo_navidad_getty_att_01102013

Como 24 ideas para rellenar el calendario de adviento a veces resultan demasiadas, te dejo además un listado de las nuestras (en cualquier orden) por si alguna puede encajar también en vuestro calendario 😉

  • Un cuento navideño (en nuestro caso, “Sueños de nieve”)
  • Día de cine
  • Una pulsera de caramelos
  • Una piedras con formas de corazón (que nos vendrán bien para una futura mesa de la paz :P)
  • Un baby pelón (un muñeco precioso con el que además ayudamos en una buena causa)
  • Gominolas con forma de corazón
  • Montar y decorar el árbol de Navidad
  • Una cajita de música
  • Visitar un mercado navideño
  • Manualidad: Regalitos para la familia
  • Piruletas
  • Decorar las ventanas con motivos navideños
  • Sellos para manualidades
  • Una marioneta navideña
  • Escapada a la nieve (o en su defecto, nieve casera XD)
  • Monedas de chocolate
  • Hacer velas
  • Paseo por la ciudad (en nuestro caso Barcelona) luminosa y decorada
  • Kinder Choco-Bons
  • Tomar un chocolate caliente
  • Bailar y cantar villancicos
  • Lacasitos
  • Manualidad navideña (por ejemplo, hacer un muñeco de nieve)
  • Hacer galletas

Y aquí acaba nuestra experiencia de noviembre preparando el calendario de adviento que estamos deseando estrenar en unos días… ¡Será el primer año para la peque! A ver que tal se nos da… En fin, te cuento por las redes 😉

¿Y tu, ya tienes el tuyo a punto?

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
PINTAR SIN MANCHAs

Manualidades infantiles: Pintando sin manchas

Esta es una actividad muy sencilla y fácil de preparar, ideal para esos días en que no tenemos mucho tiempo, no apetece manchar demasiado o simplemente buscamos nuevas experiencias creativas.

En casa defendemos el derecho de los peques a mancharse ya sea pintando, comiendo, jugando o de cualquier manera imaginable, no solo por que de ello obtienen una gran experiencia sensorial que les enriquece y favorece su desarrollo sino porque además se lo pasan en grande y ¿qué es más gratificante que ver a un niño feliz?

Pero es cierto que, aunque pocos, también los hay a quienes mancharse no les gusta nada y cualquier actividad que conlleve suciedad no les resulta en absoluto apetecible… el modo de pintar que hoy presento es perfecto para esos casos.

Igual de ideal resulta cómo solución cuando los pequeños artistas son bebés o niñ@s de pocos años cuya probabilidad de que se lleven la pintura a la boca es alta, aunque para estos casos también es una genial opción hacer pintura casera NO tóxica y dejar rienda suelta a su inventiva.

Sea como sea, este ejercicio es genial para explorar nuevas formas de creatividad así como de experimentación y su sencillez lo hace excelente para pasar un rato agradable y entretenido sin demasiadas complicaciones ni preparativos.

Así es cómo lo hemos hecho nosotras y esta es nuestra experiencia 🙂

LA ACTIVIDAD

Los materiales que necesitamos son muy pocos y básicos: pintura de tantos colores como queráis utilizar, una cartulina y una bolsa de cierre hermético para congelar. El pincel lo utilizó ella (por ambos extremos) para probar maneras de distribuir la pintura y ver sus efectos.

La preparación es igualmente sencilla: poner un poco de pintura distribuida como queramos por la cartulina, introducir la misma en la bolsa hermética y cerrarla. Así de fácil, manos a la obra.

NUESTRA EXPERIENCIA

He de decir que Noa es muy, muy fan de “guarrear” y mancharse (XD) por lo que creo posible que un poco por eso y también por su edad (18 meses), no comprendiera exactamente qué se suponía que debía hacer con ello, si lo tocaba y no se manchaba ¿qué gracia tenía? Así que tuve que explicarle un poco como funcionaba el experimento 😉

Después de probar con las manos, cogió el pincel y con él sí que estuvo un buen rato entretenida, un poco con la brocha y otro poco con el extremo opuesto, en plan pizarra mágica, orgullosa y sonriendo ante cada nuevo efecto en el dibujo.

 

Cuando ya empezaba a aburrirse del pincel le sugerí que cogiera uno de los coches de su zona de juegos y los pasara por encima a ver que pasaba. La idea le gustó tanto que no trajo uno si no todos y así, un poco despistada de su tarea inicial, acabó creando su propia fusión… arte y juego a partes iguales 😉

 

Después comenzamos un nuevo dibujo para poder probar otras modalidades, así que aparté la mesa y dejamos el lienzo en el suelo. Allí, hizo uso de sus manos y pies (y alguna que otra pelota XD) para crear la nueva composición.

 

Cuando ya se cansó de la actividad, saqué las cartulinas de sus bolsas y lo dejé secar para luego poder plastificarlo y colgar en su cuarto de juegos este bonito recuerdo de una tarde más de juego, nuevas experiencias y cómplices sonrisas.

Pintar sin manchar

facebookpinterest
MESA DE LUZ 23

DIY: Fabricando una mesa de luz

Hay que reconocer que nuestros domingos tarde en pareja han cambiado bastante… antes ibamos al cine y ahora… ahora nos entusiasmamos haciendo manualidades para la peque. Y es que los Reyes Magos a ella le trajeron una mesa Latt de Ikea y a los papis el encargo de convertirla en una práctica y estimulante mesa de luz así que, papichulo en su faceta más manitas y mamichula cámara en mano, aprovechamos las últimas horas del fin de semana para ponernos manos a la obra y de paso, enseñarte el paso a paso por si puede serte de ayuda.

Como decía, la base de nuestra mesa de luz es la mesa LATT de Ikea, en la que sustituiremos el panel superior por uno de metacrilato blanco que puedes conseguir en tiendas o grandes almacenes de construcción. Para las luces del interior, hemos empleado también una serie led de Ikea (DIODER multicolor) pero puedes conseguirlas en muchos otros sitios también.

Antes de comenzar con el paso a paso, comentarte que nosotros ya teníamos montada la mesa, por lo que el tutorial comienza desmontando una parte. Si en tu caso vas a comprarla y convertirla en mesa de luz directamente, puedes montarla siguiendo las instrucciones que incluye y antes de finalizar poniendo el panel superior y cerrando la mesa, seguir nuestro DIY a partir del PASO 3.

Paso 1: Desmontamos uno de los laterales

Paso 2: Extraemos el panel superior

Tanto si has comenzado a montar tu mesa como si la estás desmontando como nosotros, debería quedarte como la imagen superior para comenzar lo que sería la mesa de luz.

Si te has fijado que en nuestra mesa hay dos barras en un lateral que tu mesa no tiene, no te preocupes, esto es algo que nosotros añadimos al montarla inicialmente para agregar un rollo de papel que sirva para dibujar y así tener una mesa de luz multifunción:

MESA DE LUZ + PAPEL

Paso 3: Marcamos y cortamos el metacrilato

Siguiendo como guía el panel superior incluido en la mesa LATT, marcamos la forma en nuestro panel de metacrilato.

Con ayuda de un cuter, unos alicates y algo que nos sirva como regla para torcernos, recortamos todo el panel. Esto puede hacerse también con una sierra circular de mano adecuada para el metacrilato, por ejemplo.

Paso 4: Montamos la parte inferior

 

Damos la vuelta a la mesa y aprovechando el panel de madera que incluye la mesa, lo instalamos como parte inferior en la que pondremos los leds.

Paso 5: Hacemos un hueco para pasar los cables

Colocamos la mesa de nuevo en su posición correcta y calculamos el espacio necesario para poder sacar los cables al exterior (en nuestro caso el mando y el enchufe).

Con ayuda de una caladora hacemos el hueco y comprobamos que los cables pasan correctamente.

Paso 6: Instalamos los leds

 

Nuestro pack incluye unas guías que instalamos inicialmente calculando el espacio para que estuvieran bien distribuidas.

Una vez puestas las guías, agregamos las tiras de leds y conectamos todos los cables. Además, agregamos una placa para dirigir los cables y evitar que se muevan.

Paso 7: Instalamos el panel superior y el mando

Esto ya estaba casi listo y parece que pulguita de la casa se lo olía… así que prestó su inestimable ayuda al papichulo para cerrar la mesa y empezar a experimentar cuanto antes.

Finalmente, utilizando cinta de doble cara instalamos en un lateral el mando para poder encender y apagar los leds, del mismo modo que cambiar de colores.

Paso 8: Que empiecen los experimentos

Palitos transparentes para mezclar cócteles, vasitos de plástico de colores (que podéis conseguir en Ikea), quinoa, letras de colores y bloques sensoriales es todo con lo que hemos experimentado hasta el momento, pero estamos seguros del potencial de esta mesa y de todo lo que tiene aún que aportarnos, sobretodo cuando la peque vaya creciendo. Aquí encontraréis varios materiales ideales para una mesa de luz.

Esperamos que éste paso a paso pueda servirte. Si te animas pero hay algo que no he explicado suficientemente bien o necesitas alguna aclaración, no dudes en comentar 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

 

 

facebookpinterest
pintura-apagado

DIY: Botes luminosos

¡Ayer fue el último día de cole del año! La ilusión se respira en el ambiente y es que los peques son sin lugar a duda los grandes protagonistas de estos días que se nos avecinan. Para los papis con suerte de vacaciones, casi 3 semanas ideales y llenas de oportunidades que aprovechar para compartir nuestro tiempo con ellos, para compartir su entusiasmo por la Navidad.

No se me ocurre mejor ocasión para hacer una manualidad que teníamos pendiente ya hace tiempo y que desprende un aire mágico que no viene nada mal en estos días: Botes luminosos.

Es algo muy sencillo de realizar y he podido comprobar que el resultado, por lo menos con la pulguita de la casa ha sido más que encantador… por que al apagar las luces le delatan sus miradas sorprendidas y chillidos que vienen a decir: EH! ¿HAS VISTO COMO MOLA ESTO? (Entre papis e hij@s nos entendemos, verdad?)

En primer lugar necesitaremos hacernos con pintura fosforescente, ya sea de un solo color o de varios para hacer composiciones. La que hemos utilizado nosotros puedes verla aquí.

También necesitaremos unos botes transparentes, en nuestro caso de plástico para evitar riesgos innecesarios. Pueden utilizarse también reciclados de casa pero nosotros hemos empleado los de 1000ml que puedes encontrar aquí.

botes

Aunque la idea inicial era hacer solo un bote con puntos de colores, finalmente en casa hemos experimentado con salpicaduras de pincel (a lo loco) y a ver qué salía… bueno, el resultado no se si es muy bueno, pero abstracto desde luego que si:

Y finalmente, el segundo bote lo hemos hecho haciendo puntos de todos los colores simplemente con los dedos, tal vez con un pincel hubiera quedado mejor, pero no teníamos pincel fino así que… ha tocado improvisar:

Una vez acabados y secos solo falta acercarlos a un foco de luz para avivar su pigmentación y correr a apagar las luces para maravillar a los peques (y a toda la familia) con el fascinante resultado.

Existen cientos de combinaciones y dibujos para experimentar así que te animo a dar rienda a tu imaginación y crear distintos resultados, por ejemplo: con un pincel fino y mucha paciencia podría rellenarse todo el bote de puntitos pequeños y no muy separados que le darían una luminosidad espectacular, estoy segura.

Y si prefieres dejar de lado los botes, con una cartulina se podrían crear geniales cuadros luminosos (nosotros ya lo tenemos en la lista de pendientes :))

¿Qué me dices? ¿Te ha entrado el gusanillo de “manualidades mágicas”?

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
SMASH-JELLO2

Gelatina de colores: un juego sensorial

Hace unos días estuvimos jugando y trabajando los sentidos con la peque, esta vez a través de lo que podríamos bautizar al estilo moderno, por ejemplo como…¡SMASH JELLO! Vamos, lo que viene siendo estrujar, aplastar y exprimir hasta la última gota unas divertidas gelatinas de colores.

Con esta actividad pueden trabajarse todos los sentidos: la vista por sus formas y colores, elMOLDES gusto y el olfato si utilizas gelatinas de sabores, el tacto al espachurrarlas y el oído si escuchamos como suenan al chafarse o dejarlas caer.

Si prefieres evitar que la coma, por ejemplo por el exceso de azúcar, puedes hacerlas con gelatina neutra y colorantes alimentarios, de esa manera, aunque no centremos la atención en los sabores, si llegara a llevárselo a la boca no habría mayor problema.

En nuestro caso hicimos mezcla de sabores y neutra de colores para experimentar con todos los sentidos, pero he de decir que a Noa no se le ocurrió en ningún momento probarla, así que por esta vez dejó de lado el sentido del gusto y se centró en lo que realmente es experta… ¡el guarreo! jejeje

LO QUE UTILIZAMOS

  • Moldes para hielo en forma de esfera
  • Platos y bols de distintos tamaños
  • Preparado para hacer gelatinas de sabor (limón y fresa)
  • Hojas de gelatina neutra
  • Colorantes de repostería
  • Una jeringuilla para rellenar los moldes esféricos
  • Una bandeja para presentarlas

CÓMO LAS PREPARAMOS

La gelatina de sabores no tiene misterio, simplemente debes prepararla como indica las instrucciones del paquete y posteriormente repartirlo en los moldes que quieras emplear.

En cuanto a la gelatina neutra en hojas, en nuestro caso eran de origen animal pero también puedes encontrarlas de origen vegetal (agar-agar). De igual forma que la de sabores deberás prepararla siguiendo los pasos que indique el fabricante y una vez lista, repartirla en tantos vasos como colores quieras hacer.

Con el colorante de repostería tintamos cada VASOS COLORESvaso de un color y con ayuda de una jeringuilla rellenamos los moldes esféricos y otros platos para dar distintas formas.

Una vez todo listo, lo dejamos cuajar en la nevera y una vez preparadas las metimos un rato en el congelador para poder desmoldarlas sin romperlas. Cuando estén desmoldadas simplemente hace falta esperar un ratito a que se descongelen para poder ponerlas en un cubo o bandeja apta para comenzar el experimento.

EXPERIMENTANDO

¡Vale, ya está todo listo! Esto no tiene pinta de ser muy limpio así que antes de todo, buscamos la ropa más gastada que tiene la peque (todo lo gastada que puede estar la ropa de una peque de 14 meses… jejeje) y ahora sí… ¡a despertar los sentidos!

A continuación un pequeño reportaje de lo bien que se lo pasó ella con este ejercicio, algo que ya veíamos venir sabiendo lo que Noa disfruta siempre experimentando, marraneando y descubriendo texturas 🙂

Y a ti, ¿que te parece esta actividad sensorial? ¿Crees que a tu peque también puede gustarle?

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
15IDEASBOTES

DIY: Botellas sensoriales – 15 ideas

Jugar (trabajar) con botes sensoriales es una actividad muy enriquecedora para los peques de la casa ya que favorecen el desarrollo de sus sentidos, especialmente el oído y la vista gracias a la variedad de colores y materiales que suelen componerlos.

Otros factores que podemos incluir al tratar con botes sensoriales son el peso, la forma y el tamaño; si profundizamos un poco más, además, podemos fijarnos en las distintas densidades de los líquidos y objetos que hay en su interior.

Como ves, resulta un material tan sencillo como completo que además no necesita grandes gastos económicos y sin embargo su éxito entre los bebés está más que asegurado, por ello suele ser de los primeros recursos que se ofrecen a partir de los 6 meses de edad (es un dato aproximado).

Dada esta temprana edad, por seguridad se recomienda sellar los tapones con pegamento o silicona para evitar que puedan abrirse ya que muchas veces el contenido puede poner en riesgo su salud si llegaran a llevárselo a la boca (cosa muy probable en el caso de que consiguieran acceder, verdad?)

En mi caso he utilizado botellas de plástico nuevas por que buscaba unas formas concretas, pero es muy común también reutilizar botellas usadas así que te animo a reciclar y de paso ahorrarte unos eurillos, jeje.

Edito a petición popular para comentaros que podéis encontrar las botellas empleadas en este articulo aquí mismo: http://www.maminatura.com/es/materiales/202-botellas-de-plastico-vacias.html)

Esta manualidad es ideal también para que los hermanos mayores puedan participar en su creación y además admite tantas ideas como extensa sea vuestra creatividad. Yo sólo traigo 15 ejemplos que tal vez ayuden a poner en marcha el motor de vuestra inspiración 🙂

BOTONES DE COLORES

Simplemente son botones de distintas formas y colores. Una maraca muy divertida para Noa 😉

FullSizeRender_1

NÚMEROS Y COLORES

Este incluye agua, cuentas de plástico, formas de papel metalizado y unos cuantos dados. Ideal para quedarse un rato embelesado (a cualquier edad XD)

FullSizeRender_4

LETRAS FLOTANTES

Agua, unas cuentas en forma de cubo con letras y letras de madera (aprovechando, la personalizamos para la pulgui de la casa: NOA ;))

FullSizeRender_1

EL PATITO

Tan simple y tan llamativa… así es, un típico patito en el agua.

FullSizeRender_3

LA PLAYA

Aunque el tiempo ya no acompaña para tomar el sol, siempre se puede hacer una mini escapada a recoger unas conchas y arena de la playa. Seguro que el paisaje es por lo menos sorprendente en contraste con el habitual verano.

 En nuestro caso, es una botella muy especial ya que es arena que nos llevamos de Bali, en nuestra luna de miel.

FullSizeRender_2

EL ESPACIO

Agua, un poco de gomina, purpurina y alguna que otra estrella. Podría llamarse de cualquier modo, pero a mi me recuerda al espacio, imaginamos que tenemos un trocito de su inmensidad dentro de nuestra preciosa botella (otra que gusta a grandes y pequeños, jeje).

FullSizeRender_4

MARACAS DE LETRAS

Otra colorida maraca, esta vez con letras de madera de colores.

FullSizeRender

GOMAS FLOTANTES

Las típicas gomitas de pelo de colores sumergidas y flotando en aceite corporal. Un relajante baile de color.

FullSizeRender_1

DENSIDADES

Diferentes objetos de distintos materiales y densidades sumergidos mitad en agua mitad en aceite corporal. Estimulante resultado.

FullSizeRender_3

FONDO MARINO

Agua mezclada con un poco de enjuague bucal azul, un pulpo y una tortuga de plástico, unas conchas y una medusa casera habitan este fondo marino. De mis preferidas 🙂

FullSizeRender_1

ARENA ROJA

Simplemente arena decorativa roja. Una maraca de pasión.

FullSizeRender_3

ARENA FINA

Esta es igual que la anterior solo que mezclando dos colores y más fina. Un color, un peso y un sonido distintos.

FullSizeRender_1

AGUA DE COLOR

Las pongo juntas, porque no tienen ningún secreto y podrían ser de mil colores más. Simplemente es agua con colorantes de repostería.

ARROZ MULTICOLOR

Con los mismos colorantes de repostería coloreamos el arroz, lo dejamos secar y montamos una colorida y estimulante botella.

 FullSizeRender_4

Y así concluye un domingo de fructíferas manualidades, la peque encantada con sus nuevos botes y yo, que siempre he odiado los trabajos manuales… sorprendida ante las ganas y el entusiasmo que ahora me provocan estas actividades 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest
mdchen malt ein mandala

Mandalas: Estimulación y entretenimiento para tus hij@s

Colorear o dibujar mandalas es un entretenido ejercicio apto para todas las edades y de la que tanto pequeños como adultos sacarán provecho sin lugar a dudas, pero antes de hablar sobre sus muchos beneficios y aplicaciones conviene contextualizar y comenzar por el concepto básico del mandala.

¿Qué es?

Mandala significa literalmente “Círculo perfecto” en sánscrito (lengua clásica de la India). Se caracteriza por formarse a partir de figuras y geometría concéntrica cuya simetría simboliza un mundo ordenado y cuya equilibrada estructura transmite la idea de perfección.

Además, en el mundo oriental, concretamente bajo el budismo e hinduismo, se consideran un símbolo espiritual y elemento de meditación que les ayuda a concentrar la energía en un solo punto.

¿Por qué integrarlos en la actividad infantil?

A la mayoría de niños y niñas les encantan los libros “pinta y colorea”, este hecho en sí ya constituye una buena razón por la que probablemente tu hijo/a muestre interés si le propones dibujar o colorear un mandala.

Pero dejando a un lado la distracción, esta actividad le aportará mucho más que diversión, dado que llevarla a cabo requiere de su concentración y resulta un excelente ejercicio a nivel cognitivo y emocional.

Focalizarse hacia un estímulo (en este caso el mandala) consigue dejar de lado muchos de los pensamientos del día a día para centrarse, lo cual conlleva a calmar el interior, reflexionar y disfrutar de un tiempo de tranquilidad. Pero los beneficios del trabajo con mandalas no acaban aquí:

  • Promueven el bienestar de quién realiza la actividad
  • Fomentan la atención y concentración
  • Favorecen la paciencia y la constancia
  • Desarrollan la psicomotricidad fina
  • Potencian la creatividad y la imaginación
  • Reducen el estrés y la ansiedad
  • Estimulan la autoestima y el sentido estético
  • Permiten trabajar conceptos geométricos y vocabulario (colores, tamaños, emociones…)

Por todo ello y porque además suele emplearse como entrenamiento de atención, concentración y como técnica de relación, su uso se recomienda para tratar niños y niñas (o adultos) con TDAH (trastorno déficit de atención e hiperactividad).

De igual manera está indicado como medio de autoterapia para el niño/a, enfocado a la superación de situaciones emocionales negativas como pueden ser las experiencias traumáticas vividas, los acosos escolares, la ansiedad o las fobias, entre muchas otras posibilidades.

¿Donde conseguir mandalas para colorear?

Puedes dibujar tu propio mandala o  comprar uno de los libros especializados en mandalas para colorear que se comercializan. Sin embargo, la opción que más recurrente y dinámica me parece es la de buscar  y descargar tantos cómo quieras haciendo una búsqueda en (san) google imágenes.

De todas formas, aquí te dejo una pequeña selección que hice para casa por si pudiera serte útil 😉

Los colores nos hablan de sus emociones

Sumemos a todo lo anterior, el hecho de que los colores que se emplean al pintar mandalas pueden ayudarnos a descifrar el estado de ánimo y emociones del momento de la persona que colorea. Este enfoque cromático puede inspirar posteriormente conversaciones acerca de sus pensamientos y sentimientos. A continuación una orientación sobre el significado de las tonalidades empleadas:

Blancos: Nada, pureza, iluminación, perfección

Negros: Muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia

Grises: Neutralidad, sabiduría, renovación

Rojos: Masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión

Azules: Tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría

Amarillos: Sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad

Naranjas: Energía, dinamismo, ambición, ternura, valor

Rosas: Aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo

Morados: Amor al prójimo, idealismo, sabiduría

Verdes: Naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza

Violetas: Música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración

Dorados: Sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad

Plateados: Capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar

Desde luego es una fructífera e interesante actividad a tener en cuenta tanto en las aulas como en el hogar, ¿verdad? Parece además un fantástico ejercicio para realizar en familia. Si añadimos un agradable y relajante hilo musical de fondo realmente reinará en casa un ambiente calmado, tranquilizador y sumamente placentero… eso sí que parece un buen plan, ¿No crees?

 

facebookpinterest
DIY: Cumpleaños Montessori (La celebración de la vida)

DIY: Cumpleaños Montessori (La celebración de la vida)

En muchas de las escuelas Montessori, cómo en casi todas, se celebran cumpleaños de los alumnos dándoles protagonismo en su día, haciendo que se sientan especiales y acompañándolos en la celebración del día en que nació.

Sin embargo, en esas aulas tienen su particular manera de celebrarlo: lo llaman “la celebración de la vida”. Es un ritual que además de centrar la atención en el cumpleañero del día y hacerlo sentir arropado por sus amigos y seres queridos ayuda a los más pequeños a comprender el paso del tiempo y el por qué de la celebración.

Cuando lo descubrí me pareció una idea genial, no solo para esas escuelas o para quienes practican el método en casa sino para cualquier tipo de fiesta infantil. Así que sea como sea tu tipo de crianza, no te pierdas esta bonita manera de celebrar junto a tu peque ese día tan especial porque además, por si te animas, traigo unos imprimibles para facilitarte la tarea 😉

¿En qué consiste?

Aunque cada escuela y cada familia lo adapta a sus preferencias voy a contarte en que consiste la celebración de la vida a grandes rasgos.

Todos los amigos o familiares de la celebración se sentarán en el suelo formando un círculo. En el centro, deberemos poner un SOL (que podéis comprar o hacer vosotros mismos de madera, de papel, de goma eva, fieltro…) y rodeándolo pondremos 12 carteles que representarán los 12 meses del año. El montaje quedaría así más o menos:

DIY: Cumpleaños Montessori (La celebración de la vida)

En el centro del sol, además, pondremos una vela encendida que simbolizará la luz y el calor del astro rey. El protagonista deberá coger un globo terráqueo (de cualquier tipo) y se situará junto al mes en que nació.

Es entonces cuando el adulto que los acompaña, muchas veces su madre o padre, comienza a contar su historia, por ejemplo: “ESTAMOS EN OCTUBRE Y AÚN NO HA NACIDO NOA, TODA LA FAMILIA ESPERA CONTENTA SU LLEGADA HASTA QUE POR FÍN LA NOCHE DEL 15 DE OCTUBRE LLEGÓ Y SUS PADRES ESTABAN MUY FELICES”. En ese momento, podemos enseñar fotos de ese acontecimiento y dejarlas junto al mes en cuestión.

DIY: Cumpleaños Montessori (La celebración de la vida)

Una vez contado el suceso, se pide al cumpleañero que avance por los meses con el globo  terráqueo en las manos y hacemos que pare en los meses en que queremos señalar algún otro acontecimiento importante. Esto es a preferencia de quién lo ha preparado, puede contarse cuando comenzó a caminar, cuando dijo papa o mama por primera vez o cualquier otro hecho que sea especial aportando fotografías u objetos y dejándolos junto al mes correspondiente o puede dar la vuelta sin parar hasta llegar de nuevo al mes de su cumpleaños.

Una vez llegamos al mes en que hemos comenzado, diremos algo como: “LA TIERRA HA DADO UNA VUELTA AL SOL Y NOA CUMPLE 1 AÑO”.

En el caso de estar celebrando el tercer cumpleaños de NOA, por ejemplo, pondríamos fotos de su primer cumpleaños y continuaríamos la historia, cada vez que pase por el mes de su cumpleaños haríamos igual hasta llegar al mes actual en que terminaríamos la historia: “LA TIERRA HA DADO 3 VUELTAS AL SOL Y NOA HOY CUMPLE 3 AÑOS”. Es decir, el protagonista dará tantas vueltas al sol cómo años cumpla ese día. Además, durante las vueltas puede cantarse alguna canción para hacerlo aún más divertido y especial.

Para finalizar, el cumpleañero soplará la vela del centro y cantarle una canción entre todos los presentes sería una bonita manera de terminar.

¿Qué necesitarás?

  • Un sol
  • Carteles de los 12 meses
  • Una vela
  • Un globo terráqueo (El de las fotos es este)
  • Fotografías y objetos especiales
  • Tiempo

Como esto último, el tiempo, es algo que suele escasear… te dejo unos imprimibles del sol y los meses del año para que puedas imprimirlos, recortarlos y lo tengas listo en un ratito. Los tamaños son en A3, esa es la mayor medida con la que imagino tendrás menos problemas a la hora de imprimirlos en cualquier copistería. Para descargarlo solo debes hacer click aquí (para descomprimirlo necesitarás tener instalado WinRar o cualquier otro similar).

 

Y tu, ¿Conocías esta celebración de la vida? ¿Qué te ha parecido? ¿Te animas?

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest