Celine Hameury Montessori

Céline Hameury y sus cursos Montessori

Hace unos años hice un viaje que me marcó, tal vez fue mi propia predisposición o tal vez esa magia que se respira en Bali, no lo se… la cuestión es que sus gentes me llegaron al alma y me llenaron de energía positiva, me enseñaron, entre muchas otras cosas, el valor de una sonrisa y la importancia de dejar a un lado las prisas para hacer las cosas con amor. Algo hizo clic en mi interior y sin lugar a dudas fue un antes y un después, pues a pesar de que no siempre consiga ese equilibrio que me enamoró ya nunca se irá la consciencia y el deseo de recordar y reabsorber aquella esencia, que me lleva a ser un poquito mejor cada día, no solo para mi y para los míos sino para la sociedad.

Te cuento todo esto porque durante los últimos dos fines de semana he estado cursando los talleres Montessori que Céline Hameury imparte por todo el mundo desde hace ya 8 años y para mi, la experiencia y la transformación es comparable a lo que sentí en aquel precioso e inspirador viaje. Por tanto y a pesar de que no suelo hablar ni recomendar cursos o productos en el blog, creo que esta vez merece la pena que te hable de ello 😉

Probablemente ya conoces los 3 pilares básicos del método Montessori: Adulto preparado, ambiente preparado y materiales, pero contrariamente a lo que muchos piensan, éstos últimos (aún siendo maravillosos y admirablemente perfectos) son la parte menos importante de esta pedagogía, que sin un adulto preparado pierde todos sus cimientos.

Céline lo sabe y es por esto que mezcla en sus cursos explicaciones y presentaciones de materiales en un equilibrio perfecto con juegos y actividades que te acercan a esa transformación interior tan imprescindible.

Ella es guía Montessori y cuenta con una profunda experiencia, pero no es precisamente eso (bajo mi punto de vista) lo que la hace asombrosamente capaz para transmitir esta filosofía. Ella no sólo es una enamorada del método y de su creadora, la increíble Maria Montessori, sino que es también una enamorada de la vida, de la naturaleza y del universo.

Céline es una sonrisa perpetua, es el entusiasmo de un niño, es amor, naturaleza, pura energía, puro sentimiento… el claro ejemplo de un adulto preparado, una total inspiración. Pero es que además se entrega en cuerpo y alma, mima cada detalle para que el mensaje nos llegue con fuerza y lo consigue, claro que lo consigue 😉

Podría escribir mil palabras bonitas sobre Céline pero hasta que no la conozcas no lo podrás sentir, así que por mucho (o por poco) que hayas leído y te hayas informado sobre Montessori, si de verdad quieres dar un paso más te aconsejo de todo corazón que te apuntes a sus cursos, que lo vivas, que lo sientas y sobre todo, que lo disfrutes.

Siempre digo que lo ideal sería volver como mínimo una vez al año a Bali para volver a respirar su esencia y recargar esa energía positiva que a veces vamos perdiendo en nuestro día a día… y siento exactamente lo mismo con los cursos de Céline. Una pena que sólo se puedan presenciar una vez en la vida, pero a la vez… ¿no es justo eso lo que lo hace tan único y especial? 😛

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest

3 pensamientos en “Céline Hameury y sus cursos Montessori

  1. Sonia

    Hola
    Comparto todo lo que dices sobre Celine, lo que trasmite, lo que te hace conocer u vivir ese método educativo, ese estilo de vida. He estado en su curso y a mi también me marcó.
    Pero creo que ella no es Guía Montessori y si es así (corrígeme si me equivoco ) creo que debías rectificarlo en el blog

    Responder
  2. isabel

    Celine es la mejor embajadora que María Montessori puede tener… Me encanta lo que pones de Celine porque es verdad. Hace 8 años, cuando ella comenzó esta andadura, que hice un curso con ella. Hoy digo sintiendo todo aquello que viví gracias a ella y mis hijos también.
    Gracias pie este post! Un gran abrazo desde Pamplona!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × cuatro =