El BLW favorece el habla

El BLW favorece el habla

Voy a ser sincera: Hace unas semanas me indigné. Me cansé de los prejuicios y la subjetividad. En un grupo de facebook dedicado a la alimentación infantil leí acerca de una profesional logopeda que cuestionaba si uno de sus pacientes, que al parecer comía sólidos en lugar de papilla (concretamente lo que se conoce por Baby Led Weaning) podía tener problemas de pronunciación precisamente por esa causa.

Así de primeras, me pareció ya una afirmación extraña y sin sentido, pero yo no se nada de Boy eating big sandwichlogopedia así que antes de juzgar fui a investigar… ¡Cual fue mi sorpresa cuando buscando posibles problemas de pronunciación a causa de comer sólidos de forma temprana encontré precisamente lo contrario!

Resulta que justamente una de las primeras terapias que proponen a niños con dificultades logopedas es que coman bocadillos (de pan de barra, no de molde) y muchas veces resulta ser la solución.

No me hizo falta leer mucho más. Aquí es donde la indignación se hizo dueña de mí, porque me pareció un claro ejemplo de prejuicios y subjetividad. Vamos a pensar un poco, en números hipotéticos: pongamos que esta chica lleva 50 casos de niños con problemas logopédicos y sólo 1 de ellos ha comido sólidos desde los 6 meses (que ella sepa). ¿En que momento tiene sentido cuestionar la relación del problema con la forma de alimentación de ese bebé? ¡Pero si tiene 49 pacientes más que han tomado papillas y tienen el mismo problema!

A mí la relación de pacientes 49/1 me daría que pensar más a favor del blw que en contra, pero en fin… dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Pues yo vengo a defender que practicar baby led weaning favorece el habla y la pronunciación porque tras leer varios artículos al respecto todo apunta a que así es: la masticación es un ejercicio perfecto para desarrollar la musculatura de la boca y de la cara además de favorecer el control de la lengua, labios, dientes  y paladar.

Para hablar se necesita tener un tono muscular bucal con la fuerza, velocidad y precisión adecuados y esto se consigue tras años de entrenamiento inconsciente, que hacemos en el día a día: masticando, riendo o besando por ejemplo. Por ello, en lo que se refiere a logopedia cuanto antes comience a comer sólidos un bebé, mejor.

No quiero decir con esto que hacer BLW garantiza no tener problemas de pronunciación del mismo modo que comer papillas no implica que se vayan a tener. Pero si comer sólidos es una terapia en pro al tono muscular, el método favorece ese entrenamiento y por lo tanto practicarlo, desde ese punto de vista, es más una ventaja que un inconveniente y de cualquier modo, en ningún caso perjudicial.

Evidentemente, no debemos confundirnos y pensar que comer sólidos hará que tu hijo/a hable antes, cada niño/a sigue su proceso y existe un amplio abanico evolutivo, pero puedes añadir tranquilamente a la amplia lista de ventajas y beneficios de éste método el hecho de favorecer la adquisición del lenguaje y la pronunciación.

Porque imagino que a estas alturas ya sabes que comer haciendo blw es mucho más que alimentarse 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest

Un pensamiento en “El BLW favorece el habla

  1. Pingback: 32 recetas BLW Friendly (y mucho más) | Mami Natura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × cuatro =