montessori-periodos-sensibles

Montessori y los periodos sensibles

Tu peque ha descubierto como subir y bajar un escalón (o como abrir un cajón y sacar el contenido… o como encender y apagar la luz con un interruptor… o, en fin, cualquier actividad a su alcance en el día a día) y ahora se pasa el día intentándolo una y otra vez ¿Alguna vez te has preguntado por que últimamente esa actividad (la que sea) se ha convertido en su obsesión?

Es más que probable que la respuesta sea que se encuentra en un período sensible, también conocido como “ventana de oportunidad“, pero ¿qué significa esto exactamente?

Antes de hablar de estas etapas identificadas por Maria Montessori, conviene contextualizar: Para ella, el cerebro en la infancia (desde el nacimiento hasta los 6 años), es como una esponja que absorbe todo comportamiento, sentimiento y característica de su entorno adquiriendo así sus propias cualidades y personalidad que acompañará al pequeño durante su vida. Es lo que describió como “La mente absorbente“.

En este primer plano de desarrollo (la infancia) es donde a través de la observación Maria Montessori identificó ciertos períodos en que los niños, guiados por su naturaleza y con una pasión irresistible, seleccionan de su entorno, aquellas experiencias que les llevarán a adquirir una cierta habilidad o característica en un momento determinado de su desarrollo.

Dicho de otro modo: Es su manera más natural y espontánea de aprender. No solo eso, si no que además es también la forma más sencilla, ya que estos períodos se caracterizan por la facilidad de adquisición de habilidades.

Habilidades que, una vez pasada esta “ventana de oportunidad“, podrán adquirir con el tiempo pero nunca con la misma facilidad. Un claro ejemplo de esto es la capacidad para aprender idiomas que tienen los pequeños en comparación con la mayoría de los adultos.

Los periodos sensitivos son puntos sensibles que atraen a los niños a involucrarse intensamente en lo que les interesa; por ello necesitan trabajar a su propio ritmo, sin horarios, a través de la actividad, mediante la cual se construye su inteligencia, y necesitan la repetición continua” 

Maria Montessori 

Estos periodos sensibles son pasajeros y desaparecen pasado un tiempo, sin importar si la capacidad por la que mostraba interés en dicha etapa ha sido adquirida o no, de hecho uno de los motivos por los que un periodo sensible puede desaparecer es precisamente un ambiente pobre en estímulos relacionados.

Es por ello que en las escuelas Montessori tratan de aprovechar estas oportunidades que surgen de manera natural, otorgando al niño libertad para seleccionar de manera individual las actividades que en cada momento despiertan su interés.

¿Y en casa? En cuanto al ámbito familiar, la mejor manera de descubrir si tu peque está pasando por uno de esos períodos sensibles es tratar de intervenir en sus actividades lo menos posible, observarlo y una vez reconozcas lo que en esa etapa está trabajando (lo reconocerás) le facilites materiales y actividades para que pueda sacar el máximo provecho de esas fases pasajeras y tan altamente fructíferas.

A través de su trabajo, Maria Montessori identificó periodos sensibles relacionados con distintas áreas de aprendizaje y a través de la observación nos dejó una aproximación de las edades en que suelen darse. He reunido esta información en una infografía que te dejo a continuación para que de un solo vistazo puedas hacerte una idea.

No olvides, sin embargo, que cada peque tiene sus propios periodos sensibles por lo que, como reza una de las más famosas frases de la educadora Montessori: Sigue al niño 🙂

periodos-sensibles-montessori

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

facebookpinterest

5 pensamientos en “Montessori y los periodos sensibles

  1. Pingback: Cómo hacer letras de lija Montessori | 2eloa: bebés, crianza, DIY, fondant...

  2. Pingback: Inspiración Montessori: Tarjetas de 3 partes (+imprimibles) | Mami Natura

  3. Pingback: "¡Enséñame a hacerlo sólo!" Vida práctica y Montessori - OcupaTEA

  4. Pingback: Montessori y la crianza sobreprotectora | Mami Natura

  5. Pingback: DIY – Dibujando con sal y tizas | Mami Natura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − cuatro =